Cartagena

El submarino S-81 supera su última prueba en el mar antes de su entrega

Navantia opta a contratos para exportar el sumergible a India, Filipinas, Canadá, y Polonia

El submarino ‘Isaac Peral’ ultima sus pruebas en el muelle de  Armamento de Navantia.

El submarino ‘Isaac Peral’ ultima sus pruebas en el muelle de Armamento de Navantia. / LOYOLA PÉREZ DE VILLEGAS

La recta final para la entrega del primero de los cuatro submarinos S-80 que Navantia construye para la Armada Española ya ha comenzado. A falta de apenas un mes para llevarse a cabo, ya que está previsto que la empresa nacional entregue el primer sumergible (el S-81 ‘Isaac Peral’) a Defensa en noviembre, éste ya ha superado todas las pruebas de mar que tenía previstas. La última, llevada a cabo el martes, cumplió la navegación a su cota máxima profundidad, fijada en cerca de los 300 metros.

El presidente de Navantia, Ricardo Domínguez, expresó su agradecimiento a los participantes en el programa y afirmó que con el S-81 se da un salto cualitativo y cuantitativo.

Este hito permite al astillero y a la Armada vislumbrar el éxito del proyecto pese a los retrasos e incrementos de capital que ha sufrido. En esta nueva situación, la empresa hace más fuerte su catálogo de productos para poder ser competitivos en el mercado.

Tanto es así que la compañía se encuentra inmersa en cuatro proyectos para exportar el S-80. Se trata de los concursos iniciados por Canadá, India, Polonia y Filipinas. El más avanzado es el de India, donde la empresa español se encuentra en la lista corta de favoritos para la construcción de seis submarinos, que se construirían en el país asiático a partir de un diseño basado en el S-80.

También en el concurso filipino Navantia se encuentra en la lista de candidatos para la venta de entre dos y tres sumergibles de este tipo. Además, este contrato incluiría un programa de formación.

En cuanto a Canadá, la empresa española es una de las seis compañías seleccionadas para participar en el proceso de solicitud de información en un programa que contempla la compra de entre 6 y 12 submarinos, aunque de un modelo ya existente al que se incorporarían algunas modificaciones. Y en Polonia, Navantia vuelve a aspirar a la construcción de tres sumergibles al retomarse un proyecto que estaba parado cinco años.