Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Quejas

Sin nueva sede a la vista en el 25 aniversario de la Escuela de Teatro de Cartagena

Denuncian que el sótano no cumple los requisitos para formación

Alfredo Ávila contempla la actual sede de la Escuela Municipal de Teatro, que se ha quedado pequeña. iván urquízar

La Escuela Municipal de Teatro de Cartagena cumple ahora 25 años desde que su director, Alfredo Ávila, empezó a impartir clases a los cartageneros.

El 1 de septiembre se abre el proceso de inscripción a los 17 grupos en los que se forman los 300 alumnos de esta entidad, gestionada por una asociación cultural que contrata a profesionales y subvencionada por el Ayuntamiento.

Durante estos años se han ido creando grupos de teatro infantiles, prejuvenil, juvenil y de adultos, y, recientemente, los de musical y avanzado de teatro. La novedad del curso que comienza el 1 de octubre será el grupo de musical avanzado, para que los que ya tienen experiencia puedan seguir avanzando.

Pero ese crecimiento se ha convertido a la vez en un problema, porque la que debería ser su sede, un sótano en la calle Lope de Rueda, no puede acoger a tantos alumnos. Por ello, el Ayuntamiento ha ayudado a gestionar el uso de otros espacios, como la Casa del Estudiante de la Universidad Politécnica de Cartagena, la Casa de la Juventud o el Centro Cultural Ramón Alonso Luzzy, que, según Ávila, «tampoco nos permiten crecer y en ocasiones, como se han necesitado para otros fines, nos han llevado a tener que dar clases en la calle».

Por ello, el director de la escuela reivindica «un espacio céntrico, con cuatro aulas en condiciones, que nos permita crear un centro de arte para seguir creciendo con más alumnos y profesores y, por ejemplo, sirva para dinamizar el casco histórico». Sin embargo, desde el Ayuntamiento aseguran que «aunque no hemos descartado atender a la demanda de unas nuevas instalaciones, no será para el nuevo curso porque no tenemos instalaciones municipales ni presupuesto».

La situación se complica si tenemos en cuenta las denuncias de la Asociación de Vecinos del Sector Estación, cuyo presidente, Fulgencio Sánchez, asegura que «el sótano que usan en el barrio no reúne los requisitos para dar formación en grupos, hay humedad y las puertas se abren hacia dentro, algo ilógico ante una posible emergencia. Nos parece bien que ensayen en el barrio, pero en unas condiciones dignas».

En este sentido, Ávila subrayó que «en los últimos cinco años es cuando mejor nos hemos sentido atendidos por el Ayuntamiento; de hecho recientemente invirtieron unos 15.000 euros en arreglar los aseos y hacer algunas mejoras, como acondicionar una segunda aula en las instalaciones Lope de Rueda y ahora van a cambiar el suelo porque la tarima no se puede mantener en un local así, ya que recientemente se inundó con las lluvias y se echaron a peder algunos de los arreglos que se habían hecho». «Por eso, necesitamos mejores instalaciones para promover la cultura», recalca en un espacio que huele fuertemente a humedad.

Compartir el artículo

stats