El grupo municipal MC, a través de su concejal y portavoz adjunto, Jesús Giménez Gallo, advirtió ayer de la presencia de un vertido de agua al mar Mediterráneo en La Manga, concretamente justo debajo del hotel Galúa. 

Ante la denuncia de la formación cartagenerista, la Dirección General de Medio Ambiente asegura que «los técnicos realizarán una inspección y tomarán muestras para analizar la composición química del vertido», que procede de una tubería rota, por lo que vierte directamente sobre las rocas que se encuentran junto al hotel. 

Según aseguran las fuentes de Medio Ambiente consultadas por La Opinión, «a priori no parece agua residual ni contaminante» y  ha apuntado que «podría tratarse de un vertido proveniente de la piscina que se sitúa justo encima, dentro del hotel».

Giménez Gallo se hizo eco en sus redes sociales de las denuncias de algunos vecinos y requirió a la administración regional y local que investigara el vertido para que determine si te trata de un foco de contaminación marina o no. 

«Desconocemos si el vertido es ilegal o no, lo que es un hecho es que la piedra sobre la que vierte el agua ha tomado un tono amarronado, diferente al de las rocas de alrededor, lo cual ha hecho saltar las alarmas de los ciudadanos de la zona», ha advertido Jesús Giménez. 

Pese a que el vertido se ubica justo debajo del hotel, hasta el momento se desconoce su procedencia exacta. En este sentido, Giménez ha apuntado que «podría provenir de alguna urbanización de la zona».