Kiosco

La Opinión de Murcia

Urbano

Denuncian el hundimiento de la calle Peroniño de Cartagena en 18 puntos

Los comerciantes de la zona temen que la reparación vuelva a suponer el corte de la calle, pocos meses después de la conclusión de las obras que la mantuvieron cerrada unos tres meses

Los baches en el pavimento están marcados a la espera de su reparación. IVÁN URQUÍZAR

Los comerciantes de la Calle Peroniño, la principal arteria del Barrio de la Concepción, han denunciado el «pésimo resultado» que han dado las obras municipales que terminaron hace un año en la zona.

Concretamente, el hostelero Juan José López critica que «después de habernos tenido la calle cortada durante tres meses, generándonos pérdidas, ahora nos encontramos que hay 18 baches en el mismo tramo que actuaron comprendido entre las calles Balcones y Malvavisco».

López explica que «ya durante el tiempo que duraron estas obras hubo comerciantes que no pudieron aguantar que los clientes no pudieran llegar a nuestros establecimientos» y puso de ejemplo una tienda de muebles que cerró, no sin antes poner en su escaparate un cartel indicando que estaba en «liquidación total por cierre gracias al Ayuntamiento de Cartagena por no dejar abrir la calle». En este sentido, los empresarios de la zona temen que la reparación de los hundimientos del pavimento, que aseguran no saber cuándo se realizará, suponga un nuevo corte del tráfico, que califican de «letal» para su mantenimiento «porque son muchos los clientes de otras zonas de la ciudad que, si dejan de poder pasar por aquí, ya no nos compran».

Aunque desde el Ayuntamiento no han facilitado información al respecto, recientemente han marcado sobre el firme las amplias zonas de socavón sobre la que se deberá actuar para reparar una calle en la que «en cada acometida de recogida de aguas hay un agujero, porque no se hizo calculando la cantidad de tráfico que soporta esta carretera».

«Cuando comiencen las obras de reparación, deberían de darnos alguna ayuda para poder resistir, ya que esto es fruto de su incompetencia», recalca López.

Las obras de la calle Peroniño se iniciaron el agosto del pasado año, concluyendo en el mes de noviembre. La inversión se centraba en la instalación de una red de pluviales para evitar inundaciones en el barrio de La Concepción con los trabajos para la colocación de una tubería de 150 metros de longitud y un metro y medio de sección, con el objetivo de resolver los problemas de drenaje en dos zonas del barrio con fuertes escorrentías durante episodios de lluvias procedentes de la Atalaya (que transportaban gran cantidad de arrastres de piedras, tierra y vegetación produciendo un doble problema, la sedimentación y la inundación en varios puntos de la zona).

El objetivo pretendía dar solución a esta zona urbana consolidada, donde quedaban dos zonas donde las redes existentes eran unitarias, muy antiguas, en mal estado de conservación y con una capacidad insuficiente lo que producían con frecuencia graves problemas de inundación.

Con el nuevo colector se perseguía solucionar este problema y el desvío de la red de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, con cuatro arquetas arenero, para la recogida de sólidos y arrastres de material en las aguas de lluvia procedentes de los montes de la zona. Por último, se realizaron 13 rejillas transversales y se conectaron a la nueva red 12 imbornales y se ampliaron 15 imbornales longitudinales.

Compartir el artículo

stats