Kiosco

La Opinión de Murcia

Presupuesto

Los contribuyentes deben al Ayuntamiento de Cartagena casi 30 millones en tributos

El IBI, el IRPF y el Impuesto sobre vehículos son los que menos se pagaron en 2021 y la deuda se ha incrementado más del doble respecto a 2020

Organismo Autónomo de Gestión Recaudatoria de Cartagena. | IVÁN URQUÍZAR

Los cartageneros deben al Ayuntamiento casi 30 millones de euros en tributos, según queda reflejado en el informe de la liquidación del presupuesto del año 2021. La mayor cantidad de deuda se concentra en los impuestos directos, entre los que se encuentran, por ejemplo, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) o el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), entre otros.

El Ayuntamiento tenía previsto ingresar más de 106 millones de euros en impuestos de este tipo para el ejercicio del año pasado. En este sentido, emitió menos cartas de pago de lo previsto, por un montante de algo más de 105 millones. Asimismo, debido a que se produjeron reclamaciones por parte de algunos ciudadanos, se anularon y cancelaron algunos pagos por valor de unos 2,8 millones de euros. Así pues, el Consistorio finalmente emitió recibos por un valor de 103 millones de euros. La recaudación neta tras el cobro se quedó lejos de lo previsto, ya que fue de 83 millones de euros, por lo que los cartageneros aún deben en torno a unos 19,6 millones euros del ejercicio del pasado 2021.

Por otro lado se encuentran los impuestos indirectos, a saber, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP) e impuestos especiales que recaen sobre ciertos bienes como el alcohol, los hidrocarburos, la electricidad o el tabaco.

Los cartageneros deben 4,7 millones de euros en impuestos indirectos, frente a los más de 14 millones euros que pretendía recaudar el Ayuntamiento en un principio. Emitió cartas de pago por un valor de 11 millones euros y se anularon algo más de 500.000 euros del total inicial. De este modo se desprende que los ciudadanos desembolsaron finalmente 5,9 millones de euros.

Finalmente, los casi 30 millones que deben los cartageneros los completan las tasas, precios públicos y otros ingresos. Estos hacen referencia, entre otros, al precio que se paga por hacer gimnasia en un pabellón deportivo o por acudir a una piscina pública o a la tasa de basura. De los más de 37 millones de euros que tenía pensado ingresar la Administración local, se emitieron cartas de pago por un valor de casi 28 millones y se anularon pagos por valor de 1,4 millones de euros. Una vez más las previsiones no se cumplieron y los ciudadanos pagaron un total de 21,6 millones euros, por lo que todavía deben 4,7 millones.

La deuda total se ha incrementado más del doble respecto a 2020, año en el que esta cifra se situó en algo más de 13 millones de euros. Ha aumentado especialmente la morosidad en el pago de los ingresos directos, que estaba en torno a los 8,1 millones, e indirectos (414.993 euros). Sin embargo, la cantidad a deber en cuanto a tasas, precios públicos y otros ingresos se ha mantenido. En 2019 la deuda se situaba en casi 14 millones de euros, sin embargo la deuda de los impuestos indirectos era menor, por lo que este aumento ha venido acompañado por la incidencia de la pandemia.

Compartir el artículo

stats