Kiosco

La Opinión de Murcia

Cese de actividad

El cierre del Camping Villas Caravaning de La Manga podría ser inminente

La empresa administradora ha presentado un plan de autoprotección, que están analizando los técnicos del Ayuntamiento - La decisión se tomará entre esta semana y la que viene

Residencias del Camping Villas Caravaning. | FELIPE G. PAGÁN

El Camping Villas Caravaning, ubicado en La Manga, corre el riesgo de cerrar sus puertas a finales de mes. Para evitar el cese inminente de su actividad, tras la resolución que emitió el Ayuntamiento el mes pasado, la empresa administradora del camping llevó a cabo varias medidas urgentes y presentó un plan de autoprotección. En este sentido, fuentes municipales han asegurado a La Opinión que los técnicos e Hidrogea están analizando actualmente dicha documentación, que en caso de no obtener su visto bueno, se llevará a cabo el cese de la actividad del recinto. Desde Urbanismo afirman que, durante esta semana y la que viene se tomará una decisión al respecto.

Ante la suspensión de su licencia de actividad, la administradora del camping llevó a cabo diversas actuaciones para subsanar las deficiencias que presentaban en materia de seguridad contraincendios, como la instalación de 22 nuevas bocas de incendio, según ha afirmado la administradora del camping, Ana Pérez. Además, se ha construido un nuevo hidrante y se está ultimando la compra de un pequeño camión de bomberos. Por otro lado, en cuanto a las actuaciones que tienen pensado acometer en un futuro, se van a centrar en la mejora de la seguridad en la instalación eléctrica, mediante la construcción de estructuras a las que solo podrán acceder los técnicos.

La administración del camping también tiene controladas todas las construcciones ilegales con las que cuenta el recinto, alrededor de unas 113, según ha podido constatar el presidente de la asociación de vecinos, Juan García. Como por ejemplo, la edificación de terrazas encima de las casas, buhardillas, dobles pisos, etc. Algo que no está permitido hacer en un camping, ya que las viviendas no pueden superar cierta altura. «Los propietarios deberán retirar estas construcciones, y si no lo hacen cuando se cumpla el plazo que se les otorgue, serán denunciados y el proceso se hará a través de la vía judicial», ha subrayado la administradora.

Pérez ha solicitado «más tiempo», pues considera que «no es posible hacer tal cantidad de mejoras en tan poco tiempo en un camping que lleva 30 años funcionando». A lo que puntualiza que «todos los proyectos necesitan de la supervisión por parte de técnicos e ingenieros, lo que hace que se demoren». En este sentido, Pérez ha destacado que agotarán «todas las vías, tanto administrativas como la judiciales, para que nos sigan dando plazo para poder adecuar el camping tal y como el Ayuntamiento desea».

Compartir el artículo

stats