Kiosco

La Opinión de Murcia

Policía Local

Críticas ante la escasez policial en los desfiles del Carnaval de Cartagena

Varios coches se saltaron el vallado y cruzaron su paso con los carnavaleros en la calle Juan Fernández

Un coche circula por la calle Juan Fernández durante el desfile de Carnaval celebrado este martes. L.O.

La falta de presencia policial en las calles durante la celebración del Carnaval ha dejado imágenes que han desatado el enfado y las críticas de los vecinos. Fue el caso del incidente producido en la calle Juan Fernández, dónde muchos coches hicieron caso omiso del vallado ante la ausencia de agentes, por lo que se cruzaron con el paso de los carnavaleros.

Según cuenta a La Opinión el delegado sindical de UGT de la Policía Local, José Juan González Salas, durante los desfiles “no hubo apenas presencia policial”, de modo que se tuvieron que utilizar, “de forma improvisada”, otros servicios municipales para el corte de las calles, como por ejemplo una grúa municipal, camiones y vallas “para tapar el problema de escasez de agentes”.

Una escasez que se tuvo que solventar con la presencia de las unidades que cubren los distritos que atienden a las diputaciones, dejando desatendidas estas zonas durante horas, así como casi una veintena de servicios, según asegura González.

Preocupación de cara al verano

Más allá del Carnaval, que pese a todo, logró superarse sin que ocurrieran incidentes mayores, a la Policía Local y la ciudadanía le preocupa la gestión de la seguridad de cara al verano y todos los eventos que va a acoger la ciudad portuaria próximamente, ya que a la escasez de efectivos se suma la negociación de ampliación de las horas extra de cara al verano, que aún continúa en punto muerto. 

Por ejemplo en La Manga, “sólo hay una patrulla o en ocasiones ninguna, para atender a toda la zona”, según denuncia el delegado sindical de UGT. Asimismo, “el dispositivo que se suele poner los domingos en el mercado de Cabo de Palos, que en esta época tiene una gran afluencia de personas, es actualmente muy escaso, ya que los agentes se requieren para otros asuntos, lo que ha provocado que la zona esté repleta de ‘top manta’, lo que ha desatado las quejas de los comerciantes de la zona”, destaca González.

Los vecinos también están molestos, ya que durante estas fechas proliferan los botellones en esas zonas, eventos ilegales que tendrán más libertad para celebrarse de este año ante la escasez de agentes. “Por mucho que se coloquen vallas para que no pasen los coches, sin presencia policial no se respetan”, puntualiza González. 

La fiesta con motivo del final de la EBAU, que según han informado al Cuerpo, podría celebrarse el próximo jueves y acogerá a unos 1.200 jóvenes, también es motivo de preocupación entre la Policía. Lo mismo sucede con las hogueras de San Juan, que se festejan durante la noche del 23 de junio y la madrugada del 24. 

Festividad en la que “se suelen producir numerosos incidentes, sobre todo en la zona de La Vaguada y en la Nueva Cartagena, dónde grupos de jóvenes encapuchados le prenden fuego a los contenedores,  lanzan carretillas a los agentes y los vecinos y cortan las calles”, asegura el policía local. Para tratar de achacar el problema, “el Cuerpo enviaba un dispositivo de unos 25 agentes, algo que este año no va a poder ser, probablemente”, apunta.

Ese mismo día comienza el Imperium Rock, que también se celebrará durante el 25 de junio y que congregará a más de 40.000 personas en la ciudad portuaria, convirtiéndose en el concierto más grande de la historia de la Región. Hace años, para un concierto de características similares que tuvo lugar en el Batel y que acogió a unas 6.000 personas, se destinaron 80 policías para controlar el evento, y a día de hoy “hay 100 agentes menos en plantilla que en aquel momento”, subraya González.

Simultáneamente, también se celebrarán distintos actos con motivo del Orgullo LGTBI+. El 24 habrá actuaciones de numerosos artistas en la plaza del CIM y el 25 tendrá lugar la manifestación a las 19.00 horas, que discurrirá por las calles de la ciudad.     

A esto se suma un aviso de llegada de pateras desde Argelia, un problema al que se deberá dedicar la Policía Nacional y la Guardia Civil, “por lo que su apoyo se verá reducido”, afirma González. “Durante las crisis migratorias nos toca a nosotros encargarnos de la seguridad del municipio, y en muchas ocasiones, cuando están desbordados, también tenemos que ayudar a lidiar con la llegada de pateras”, añade.

“La Administración tendría que haber planificado con 15 días de antelación cómo plantean la seguridad en el verano, sobre todo en las zonas de costa, tal y como ha hecho años anteriores y se tiene acordado. Generalmente se suele disponer de un gran dispositivo de seguridad, pero de momento no se han puesto en contacto con nosotros”, afirma González.    

Una gran cantidad de eventos en muy poco tiempo, que tiene inquietos a cartageneros y Policía Local, que demandan “que se deje de actuar en base a la improvisación y se incremente la seguridad cuanto antes”, ya que temen que “pueda suceder una desgracia”.

Pelea multitudinaria en La Aljorra

Paralelamente al Carnaval, el pasado fin de semana se celebraron las fiestas patronales de La Aljorra, que “carecían de dispositivo de seguridad”, según cuenta González, y durante las que se produjo una pelea multitudinaria "en la que a punto estuvo de verse envuelto el concejal de Seguridad, Juan Pedro Torralba", asegura.

Compartir el artículo

stats