Kiosco

La Opinión de Murcia

Infraestructuras

Buscan financiación para reparar el emisario roto de Cala Reona

El coste del proyecto, que aún se está elaborando, según el Ayuntamiento, se estimó en 5 millones de euros

Fragmento del emisario que apareció esta semana varado en las arenas de la playa de Calblanque. IVAN URQUIZAR

La reparación del emisario de Cala Reona está siendo un dolor de cabeza para las administraciones. Hace ya más de un mes desde que se rompió, durante el temporal que azotó a la comarca a las puertas de la Semana Santa, y el proyecto para acometer las obras de su restauración aún no está terminado. Un mes en el que se han estado vertiendo en la costa, irremediablemente, aguas tratadas de la depuradora Cabo de Palos Sur ante la queja de vecinos y asociaciones.

Ante esto, el Gobierno regional recuerda que es la Administración local la que debe encargarse de la reparación total del emisario. En este sentido, fuentes municipales han confirmado a este diario que dichas obras de reparación aún continúan sin fecha, pues aseguran que «todavía se sigue trabajando en el proyecto» y «se está contactando con las administraciones -tanto regional, como nacional- para garantizar la financiación». Según la Comunidad, estos acercamientos se están llevando a cabo «de manera informal», ya que hasta que «no se presente el proyecto terminado no se puede valorar cuáles serán las fuentes para costear la reparación». El Consistorio cifró, hace un mes, la reparación en unos 5 millones de euros.

La asociación para la defensa de Cabo de Palos propone reubicar la estructura en Escombreras

decoration

Por otro lado, los restos del emisario siguen apareciendo a lo largo de la costa cartagenera. Esta semana La Opinión pudo confirmar, tras consultar fuentes de la Comunidad, que dos trozos del tubo se encontraban varados en la arena de la playa de Calblanque. El Ayuntamiento afirma que «tiene constancia de la aparición de estos y más fragmentos, que están retirando a la mayor brevedad posible».

La situación ha provocado las quejas de Procabo, la asociación para la defensa de Cabo de Palos, que denuncia «la lamentable gestión que el Ayuntamiento y Esamur están haciendo durante los últimos años, así como por su continuada falta de transparencia». Así pues, reclama a la Administración que se ajuste al proyecto que se presentó en 1994, que exponía que el emisario iba a ser «un aliviadero y que debía estar enterrado 20 metros en el fondo marino». Unas medidas que «no se han cumplido, ya que la tubería se construyó anclada al suelo y los vertidos al mar son continuos».

El colectivo también propone que se estudie «el posible traslado del emisario a una ubicación de menor valor ecológico, que no tenga los usos sociales y económicos que tiene Cala Reona». Así pues, sugiere, «desde su desconocimiento, mover la tubería a Escombreras para reducir el impacto medioambiental, ya que se situaría de forma equidistante a la estación de bombeo de El Algar», según palabras de su presidente Enrique García Farias.

Compartir el artículo

stats