Kiosco

La Opinión de Murcia

Hostelería

Las Cruces de Mayo dejan un impacto de un millón de euros

La estimación de Hostecar engloba a la hostelería, floristerías y comercios dedicados a la venta de trajes típicos y farolillos

Celebración de las Cruces de Mayo | IVÁN URQUÍZAR

La celebración de las Cruces de Mayo, que tuvo lugar el pasado fin de semana, dejó un impacto económico que llega aproximadamente al millón de euros, según destacó a La Opinión el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Cartagena y su Comarca (Hostecar), Juan José López.

Esta estimación engloba no solo al sector de la hostelería, sino también a otros negocios, como «floristerías y comercios que venden trajes tradicionales de cartagenero y farolillos típicos de la festividad», aseguró el presidente de la patronal. Así, el dinero obtenido por bares y restaurantes suponen, según ha estimado López, en torno a un 70% de ese millón de euros.

Una gran cantidad de este montante se recaudó en las 20 barras que se ubicaron en el centro. Por ejemplo, se dispusieron tres en la Plaza del Ayuntamiento, dos en la calle Honda y una en la calle del Carmen, calle de San Juan, calle Villamartín, calle Félix Martí de Alpera, en la plaza del Rey y en la plaza San Francisco, en su esquina con la calle Campos.

Los bares y restaurantes ingresaron en torno a un 70% del total

decoration

Según ha destacado el presidente de Hostecar, «este es un claro reflejo del impacto económico que puede mover el sector de la hostelería». Asimismo ha asegurado que esta fiesta «ha permitido relanzar muchos empleos, muy tocados tras los las restricciones durante los años de pandemia».

López considera que «las Cruces de Mayo son un impulso para que Cartagena sea vea, no solamente como una ciudad de ocio, sino también como una ciudad turística, que ayuda a posicionarla como se merece».

El presidente de Hostecar también ha demandado que «se trabaje en mejorar el modelo de la celebración de la fiesta», ya que han habido episodios que no han sido de su agrado. López se mostró crítico ante lo sucedido en la Plaza San Sebastián, donde las basura se amontonó en las calles, y vasos y litronas de cerveza afearon el Monumento al Procesionista.

«Creo que la actitud de algunos compañeros no fue la adecuada en esa zona, a veces hay que mirarse el ombligo y criticar esas situaciones», aseguró, a lo que añadió que «esperan mejorar esos aspectos de cara a las siguientes Cruces de Mayo».

Por parte de los hosteleros, López considera que «el desarrollo de la fiesta fue bueno, ya que se adaptaron a los horarios que estableció el Ayuntamiento», que dictaban que a las once de la noche debía cesar la música y la una y media de la madrugada las barras debían estar recogidas.

Respecto a las críticas que han recibido de vecinos del casco antiguo, que denunciaron exceso de ruido, el presidente de Hostecar afirma que la asociación, «como defensores de la hostelería, han respetado la ordenanza» y no creen que hayan «hecho nada fuera de lo normal».

En este sentido, López ha subrayado que «lo que sí es denunciable es que en la calle Palas», donde ubicaron una altar y una barra con el fin de recaudar dinero para donarlo a los refugiados de Ucrania, «gente de instituciones nos llamaron sinvergüenzas por haber ubicado la cruz ahí». «También hay gente que afirma que hemos hecho de esto una excusa filantrópica para beneficiarnos y nos da lástima que piensen eso. Nosotros lo organizamos sin ánimo de lucro. Pusimos nuestro trabajo, dinero y productos por una causa benéfica».

Compartir el artículo

stats