El barrio de San Antón ha celebrado este lunes, día de su patrón, los principales actos de sus fiestas, que el año pasado los vecinos no pudieron disfrutar y que en esta ocasión se han organizado con las restricciones obligadas por la crisis sanitaria, guardando la distancia de seguridad y con mascarilla. Así, se ofició la Misa en honor al patrón, que contó con la asistencia de miembros de la corporación municipal, y acto seguido tuvo lugar la bendición de los animales.