Las quejas de los vecinos de La Manga para evitar la desaparición del autobús que conecta la población costera con la ciudad de Cartagena han surtido efecto. Finalmente, a dos días de que entre en vigor el nuevo Plan de Transporte de la Comunidad Autónoma, el Ejecutivo local cartagenero confirma que la actual línea de autobús Cartagena-La Manga, a través de La Unión, seguirá operativa cuando entre en servicio el nuevo modelo este viernes.

Siguiendo instrucciones de los gobiernos local y regional, la empresa operadora combinará las concesiones para mantener el servicio con el mismo recorrido, entre la ciudad de Cartagena y la urbanización El Pedruchillo, en La Manga.

Así, el nuevo mapa de concesiones va a crear una nueva línea regional dentro de La Manga, la Línea 4, que discurre entre Cabo de Palos a Veneziola; y además habrá nuevos servicios que conectarán Cabo de Palos con otras poblaciones, como la línea 6, que bordeará el Mar Menor desde San Pedro del Pinatar a Cabo de Palos, pasando por San Javier, Los Alcázares y las poblaciones cartageneras del Mar Menor.

Los vecinos de La Manga habían convocado una movilización para esta misma mañana antes de conocer que seguirían contando con el servicio de autobús directo a Cartagena.

La alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, explica que "la voluntad política ha sido desde el comienzo mantener, y, en la medida de lo posible, mejorar el servicio, pero era imprescindible esperar a que se completase el proceso de adjudicación de las nuevas líneas para trabajar junto a las nuevas operadoras la combinación de concesiones".

Desde el Gobierno municipal cartagenero insisten en que "el proceso terminó el pasado viernes y, desde entonces, la administración ha estado ajustando los servicios junto a la operadora, proceso que va a ser más sencillo porque las líneas regionales y locales de esa zona están gestionados por la misma empresa".

El sistema que entra en funcionamiento el próximo viernes está compuesto por 16 líneas de la comarca y refuerza las conexiones de Cartagena con los municipios de su área metropolitana.

El alcalde de Mazarrón, la de Águilas, el de Lorca y la edil lorquina de Transportes, este miércoles. Pilar Wals

“De espaldas a los ciudadanos del Guadalentín”

Los alcaldes de Mazarrón, Águilas y Lorca, Gaspar Miras, María del Carmen Moreno y Diego José Mateos, respectivamente, se han dado cita este miércoles en la estación de autobuses lorquina para reclamar al Gobierno regional un Plan de Movilidad que “recoja las necesidades de los vecinos de la Comarca del Guadalentín”. Los tres han vuelto a pedir una reunión con el consejero de Fomento y que tenga en cuenta las reivindicaciones y alegaciones que se han presentado a lo que han considerado como “un Plan de Movilidad con graves carencias” y que se ha realizado “de espaldas a los ciudadanos del Guadalentín”.

El nuevo diseño del Plan de Transporte Regional, han concretado, hace que se “pierdan líneas de autobús, horarios y bonificaciones”. El alcalde de Lorca ha señalado que “obliga a los ciudadanos a utilizar el vehículo particular”. La supresión de la línea Lorca-Guazamara, que no solo utilizan los vecinos de esta última población, afectará –ha dicho Mateos- a los habitantes de las pedanías de “Almendricos, la Campana, La Escarihuela y Purias”.

En la línea Caravaca-Lorca “no dejan subirse a vecinos de La Paca. Es decir, el autobús que viene de Caravaca para en La Paca, pero no coge viajeros para llevarlos hasta el centro de Lorca”, ha explicado Mateos, quien ha añadido que en La Hoya ocurre igual. “La línea Murcia-Lorca hace parada en La Hoya, pero no recoge viajeros de esta pedanía para llevarlos al centro de Lorca”.

La ciudad fue pionera, ha recordado el alcalde de Lorca, en plantear el uso compartido de las líneas de autobús escolar para que no solo lo utilizasen los estudiantes, sino también vecinos de pedanías aisladas. “Incomprensiblemente se ha autorizado pero no en Lorca, dejando fuera Zarzadilla de Totana”.

En Águilas, según ha manifestado su alcaldesa, suprime la línea Águilas-El Garrobillo que “viene prestando servicio desde hace muchos años”, por lo que “tanto el servicio como el coste deberá ser asumido por el Ayuntamiento de Águilas, sin ningún tipo de compensación económica por parte del Gobierno regional”.

 El alcalde de Mazarrón ha dicho que su municipio, a 45 kilómetros del hospital de referencia, el Hospital Santa Lucía, cuenta con unas líneas de autobuses “totalmente caducas”. Ha hablado de las dificultades de los jóvenes estudiantes para desplazarse a la Universidad Politécnica de Cartagena, a la Universidad de Murcia y al Campus Universitario de Lorca. “Y, todo ello, a pesar de que la escasez de la oferta educativa en Mazarrón obliga a nuestros estudiantes a cursar sus estudios fuera del municipio”, ha concluido Gaspar Miras.