El Puerto de Cartagena se ha quedado pequeño para atender la demanda de tráfico de mercancías de empresas que buscan dar salida a sus productos o acceder a España y Europa a través de la Dársena de Escombreras. 

Con la intención de mantener a Cartagena como líder en comercio exterior y multiplicar exportaciones e importaciones en la Dársena de Escombreras, el Puerto le ganará 58 hectáreas al mar para construir una nueva terminal marítima polivalente que pretende convertir a la ciudad portuaria en “un gran vector que conecte con el resto del mundo”

Así lo anunciaron esta mañana el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, la presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena (APC), Yolanda Muñoz y la alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, en una presentación que tuvo lugar en la actual terminal de contenedores.  La nueva terminal polivalente estará divida en tres. “Una zona de atraque para reparación de buques y plataformas petrolíferas, otra destinada al almacenaje de graneles sólidos y una nueva terminal automatizada y coeficiente preparada para recibir a los buques más grandes del mundo”, explicó López Miras. 

La presidenta de la APC explicó que, de los 822 millones de euros en los que está presupuestado el proyecto, 200 millones correrán a cuenta de los empresarios del sector interesados en hacer uso de las nuevas instalaciones del Puerto de Cartagena, mientras que los más de 600 millones restantes los pondrán las Administraciones. 

Durante los últimos dos años, la Autoridad Portuaria trabaja para posicionar a Cartagena como punto de referencia en España en reparación de plataformas offshore y hacerse con este nicho de mercado que genera riqueza y empleo en la ciudad.

Las plataformas offshore son instalaciones que se encuentran sumergidas total o parcialmente a cierta distancia de la costa, dedicadas normalmente a la extracción de petróleo o gas. Aunque hasta hace pocos años Canarias ostentaba el monopolio de estos trabajos en España, debido a la gran demanda dentro de la industria offshore, Cartagena ha aprovechado para posicionarse en esta nueva línea de negocio. 

Reparación

Desde el 2018 se han reparado en Cartagena una decena de plataformas petrolíferas, con el nuevo espacio para mantenimiento y reparación de estas infraestructuras en la terminal polivalente del Puerto, el número de plataformas que permanecen de manera simultánea en la ciudad se multiplicará. 

Lo mismo ocurre con la zona de almacenamiento de graneles sólidos. El Puerto de Cartagena destaca por el tráfico de este tipo de mercancías, por lo que gracias a la construcción de esta nueva terminal, la Dársena podrá almacenar hasta “180.000 metros cúbicos de cereales”, explicó López Miras, acabando con la “saturación y falta de espacio”, según palabras del presidente de la Comunidad, que provoca que actualmente el Puerto se vea obligado a rechazar clientes. 

Así, con un nuevo muelle de 1.400 metros de longitud, el Puerto podrá dar cobertura a la llegada de grandes buques cargados de contenedores. “El 85% del tráfico mundial pasa frentre a Cartagena”, detalló la presidenta de la APC. Gracias a la nueva ampliación, la Dársena de Escombreras “crecerá y será capaz de ser aún más competitiva”, añadió Muñoz. 

Además, este proyecto generará 10.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos. Lo que supone “diez veces más de la demanda actual de empleo industrial que hay en Cartagena”, indicó la alcaldesa de la ciudad portuaria, que equivale a “la demanda de toda la Región”, añadió Arroyo.