La Plataforma Nacional por los Derechos Gitanos ha convocado una manifestación para pedir al Ayuntamiento de Cartagena una solución para la familia Hernández-Núñez, con una joven que tiene reconocido un 85% de parálisis cerebral y un niño de 7 años con discapacidad mental, quienes fueron desalojados el pasado mes de septiembre. La concentración tendrá lugar el próximo miércoles 20 de octubre a las diez de la mañana y saldrá desde la Calle del Carmen hasta la plaza del Consistorio.

La familia Hernández-Núñez tuvo que dejar Los Mateos (Cartagena) y refugiarse a finales de febrero en una vivienda en Cuevas de Reyllo, al noroeste de Fuente Álamo. Lo hizo empujada por la necesidad y la urgencia, a través de uno de esos intermediarios que trafican con pisos vacíos y que les alquiló la vivienda por 600 euros. Entraron a vivir sin mirar atrás, conscientes de que era ilegal, pero con una carga familiar especialmente vulnerable que los obligaba a hacerlo: una hija en sillas de ruedas, Rocío de 24 años, con un 85% de parálisis cerebral y un hijo de 7 años con un 33% de discapacidad intelectual y un historial de Trastorno de la Atención y episodios psicóticos. A ellos, se suman al núcleo familiar otro hijo, su mujer, y un nieto que cumplirá pronto los 3 años.

La Plataforma quiere que el Ayuntamiento les ponga una vivienda adaptada a sus necesidades. "Pedimos derechos y obligaciones por parte del Consistorio para que le puedan poner la solución de inmediato", reclaman.