La Concejalía de Urbanismo del Ayuntamiento de Cartagena ordenó este martes la suspensión de la demolición parcial de la antigua cárcel de San Antón al Hospital Perpetuo Socorro, propietario del inmueble, tras comprobar que los trabajos que se están llevando a cabo no se ajustan a la licencia que se les otorgó.

La empresa ha derribado en su altura total una parte del muro exterior sur, que da a la calle José López Martínez, para acceder a la zona que se va a demoler, sin respetar la altura máxima de 4 metros y medio que establecía el proyecto de demolición al que se otorgó licencia y que recibió la autorización de la Dirección General de Bienes Culturales de la Comunidad Autónoma.

Aunque Urbanismo si que dió el visto bueno a tirar parte del muro perimetral exterior, la empresa que gestiona el Perpetuo Socorro tan solo contaba con permiso para «abrir hueco», pero en ningún caso para tirar de arriba abajo el tabique que rodeaba el edificio de principios del siglo XX. También tenían licencia para derribar el muro perimetral interior, las naves anexas al cuerpo de celdas de prisioneros y tres habitáculos anexos al cuerpo original de oficinas, indican fuentes del Gobierno local a esta redacción.

«Desde el Servicio Municipal de Disciplina Urbanística vamos a adoptar las medidas oportunas previstas en derecho. No vamos a consentir que se derribe nada que esté protegido», sentenció la vicealcaldesa de Cartagena y responsable d e Urbanismo en el Ayuntamieto, Ana Belén Castejón.

Ahora, la Dirección General de Bienes Culturales tendrá que determinar las medidas oportunas después de que el Ayuntamiento les halla notificado la irregularidad. Aunque el Ayuntamiento comunicó a la empresa la paralización del derribo, las máquinas continuaban sacando escombros de la antigua prisión de San Antón este martes.