El Ayuntamiento de Cartagena aprobó ayer en junta de gobierno la nueva ordenanza municipal de bienestar animal. Esta ordenanza regula de forma más severa la protección de los animales para reducir los abandonos de mascotas y las plagas descontroladas, así como frenar las conductas incívicas y crueles, «con el fin de conseguir la disminución de los riesgos para la sanidad ambiental, la tranquilidad, salud y seguridad de las personas, animales y bienes», recoge el documento.

Las sanciones se endurecen para garantizar el cumplimiento de esta nueva normativa. Así, las infracciones leves se sancionan con entre 100 y 1.500 euros de multa; las graves oscilan entre 1.501 y 6.000 euros; y las muy graves, entre 6.001 a 30.000 euros, conforme a la Ley de Protección y Defensa de los Animales de Compañía de la Región de Murcia.

El teniente de alcalde y concejal de Sanidad, Manuel Padín, destacó dentro de este nuevo documento la creación de la Oficina de Bienestar Animal, donde se podrán canalizar todas las cuestiones relacionadas con los animales y la salubridad y limpieza de la ciudad. Además, «si el presupuesto lo permite, la Oficina contará con un veterinario para atender emergencias de animales callejeros accidentados o se creará un convenio con clínicas veterinarias», dijo el concejal Padín.

Las sanciones leves recogen acciones incívicas como no recoger los excrementos y orines de las mascotas en la vía pública o tener animales en solares abandonados y lugares en los que no pueda ejercerse sobre ellos una adecuada vigilancia. Recibir una multa grave supone incumplir las obligaciones de inscripción en el Registro municipal de animales potencialmente peligrosos o mantener a los animales sin la alimentación e hidratación suficiente. Finalmente, una infracción muy grave es maltratar o agredir a un animal, incluidas las conductas que provoquen su muerte o el abandono de animales de compañía.

La ordenanza se encuentra ahora en periodo de exposición pública para la presentación de alegaciones, tras el cual tendrá que ser ratificada por el Pleno municipal.

Limpieza y subvenciones

Entre otros asuntos tratados en la junta, se aprobaron las subvenciones destinadas a las Juntas Vecinales y en materia de medio ambiente, que ascienden a 260.000 euros.

El Ayuntamiento tiene previsto la adquisición de 520 contenedores de basura y reciclaje, para sustituir los rotos, por casi 290.000 euros, que se amortizarán a un precio de 4.800 euros al mes.

Por otra parte, se aprobó restar 28.700 euros a la certificación de la concesionaria Lhicarsa correspondiente al mes de mayo, según la propuesta del director del contrato. Se trata de la cantidad que correspondería a trabajos de limpieza en el litoral que no llegaron a hacerse.

Además, en materia de personal, la alcaldesa Noelia Arroyo anunció la aprobación de la convocatoria de 7 plazas de Cabo, 5 de Sargento y 2 de Suboficial.