Atraca en Cartagena el primer crucero que inaugura la temporada después de meses de inactividad por la covid-19. El ‘Mein Schiff 2’, el mismo buque que realizó esta semana en Málaga la primera escala de un crucero en la península desde marzo de 2020, llegaba ayer a la ciudad portuaria a primera hora con 900 pasajeros a bordo de nacionalidad alemana, suiza y austriaca, de los cuales, solo un tercio ha decidido formar parte de un grupo burbuja para visitar la ciudad.

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena (APC), Yolanda Muñoz, anunciaba en su visita al barco que el Puerto tiene previsto para este verano la llegada de «medio centenar de cruceros y un cuarto de los 257.000 turistas que tuvimos en 2019», es decir, unos 64.000 cruceristas.

La presidenta de la APC resaltó que el Puerto y la ciudad habían hecho los deberes durante la pandemia y esto tiene su recompensa: «Tenemos confirmados diez cruceros nacionales hasta octubre y con la petición de treinta internacionales que están previstos que comiencen en septiembre».

Este trasatlántico, de la compañía alemana Tui, ha sido el «primer ensayo», por lo que ha contado con estrictas medidas para evitar contagios. 300 turistas, divididos en grupos de diez personas, acompañados de un guía turístico, han escogido uno de los itinerarios diseñados con diversas actividades como visitar el Museo del Barrio del Foro Romano, el Teatro Romano, pasear por el casco histórico o desplazarse en uno de los 26 autobuses de la compañía hasta parajes naturales de Cartagena. Durante sus visitas, dichos espacio quedan cerrados exclusivamente para ellos reduciendo al máximo los contactos estrechos con la población local. Así mismo han hecho en las tiendas de souvenirs en las que los turistas decidieron entrar y en los tres restaurantes reservados para que degustaran la gastronomía murciana.

Debido a la importancia de la llegada del ‘Mein Schiff 2’, una banda de música de Cartaghineses y Romanos recibía a la tripulación junto con representantes institucionales que le hacían entrega de unas placas conmemorativas al capitán del buque, Tom Roth, en un acto en agradecimiento por haber elegido Cartagena como destino turístico seguro para su crucero. A este acto han asistido la alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo, la presidenta de la APC, Yolanda Muñoz y el director general de Competitividad y Calidad Turística, Carlos Peñafiel, el teniente alcalde, Manuel Padín, y el representante de la consignataria Agencia Marítima Blázquez, José Mª Fernández.

El buque volverá el próximo 3 de julio. Y, a partir del 14 de julio, está previsto que recalen 8 cruceros con capacidad para 4.000 pasajeros de la naviera Aida todos los miércoles alternados hasta octubre con salida de Palma de Mallorca hacia Cádiz, Málaga, Cartagena y Barcelona. El turismo en Cartagena retoma paulatinamente el ritmo.

Los cruceristas gastarán 35 euros por persona

35 euros por crucerista es lo que calcula la Autoridad Portuaria que pueden gastarse al día en Cartagena. La tienda de souvenirs Efectos Navales Mendoza abría ayer expresamente para ellos con la esperanza de que pasan por allí, pero no se dio el caso. «Los grupos, como el mío, no tienen tiempo libre», informa el guía turístico Antonio Frutos. En cambio, ‘Souvenirs Sajor’ recibió de sorpresa la visita de un grupo burbuja de diez turistas. «El guía me dijo que tenía que cerrar solo para ellos y lo hice, pero a las tiendas no nos han informado nada», dice el dueño, Sebastián Tobal.