Documentos, carpetas y objetos personales que Ana Belén Castejón ha acumulado durante los últimos dos años en el que, hasta hoy, ha sido su despacho como alcaldesa de Cartagena, apilados en cajas. Esta era la estampa del que ha sido su lugar de trabajo en las horas previas a dejar la alcaldía de la ciudad portuaria. 

Castejón presentó este jueves su renuncia al cargo para así, cumplir «con la palabra dada» en junio del 2019, cuando un pacto a tres bandas con el Partido Popular y Ciudadanos le costó la expulsión del PSOE a la alcaldesa y que contemplaba que, durante los dos últimos años de la legislatura, la vicealcadesa popular, Noelia Arroyo, se convertiría en regidora.

«Lo hago desde la tranquilidad, es un hito más que ya esperábamos, necesario en el pacto de Gobierno», explicaba la alcaldesa a LA OPINIÓN mientras firmaba sus últimos documentos como regidora antes de su renuncia. Aún así, Castejón insiste en que «todo seguirá igual» y que se mantendrán los cargos de los ediles en las mismas concejalías y responsabilidades, «solo que yo me convertiré en vicealcadesa», anota. Una «nueva etapa apasionante» donde la futura vicealcaldesa espera «poder aportar todo mi conocimiento adquirido durante mi etapa como alcaldesa de Cartagena y como conocedora del Ayuntamiento desde mis años en la oposición»

De sus dos años como regidora en coalición a tres bandas, Castejón se lleva el «haber conseguido gobernar con tranquilidad, buen clima y mucha armonía». Aunque afirma que se pondrá a disposición de Arroyo cuando esta tome posesión como regidora el sábado, asegura que «no le hace falta» ningún consejo, ya que «vamos a seguir tomando decisiones colegiadas y trabajando en equipo los tres socios de Gobierno» e insiste en que Arroyo «será una buena alcaldesa»

Aunque este jueves Castejón presentó su renuncia, no abandonará el cargo de manera oficial hasta este viernes cuando se celebre el Pleno en el que deberá informar al resto de la corporación municipal del Ayuntamiento de Cartagena de su decisión. Seguidamente, apenas 24 horas más tarde, tendrá lugar el Pleno de investidura de Arroyo. 

Además del voto en contra de MC, UP y el Grupo Mixto, la futura alcaldesa popular tampoco cuenta con el beneplácito del actual PSOE ni de su secretario general, Manuel Torres, quien ha manifestado en varias ocasiones durante las últimas semanas, haciendo alusión a Castejón, que «una socialista de carné o de corazón no puede facilitar el acceso al poder del Partido Popular», a lo que la todavía alcaldesa responde tajante: «No siento que tenga que acatar las normas de una organización de la que me echaron».