El Gobierno local licitará el nuevo contrato de mantenimiento y retirada de biomasa de las playas del litoral en menos de dos meses. Así se comprometió a hacerlo esta mañana en el Pleno del Ayuntamiento de Cartagena, que ha aprobado dos mociones presentadas por Unidas Podemos y el edil no adscrito expulsado de Vox, Gonzalo Abad, en las que se solicitaban al Consistorio soluciones para paliar la situación de los dieciséis trabajadores de limpieza del litoral que se quedaron “en la calle” tras el cese de actividad por parte de FCC.

Ambas mociones han salido adelante con una enmienda en la parte resolutiva que ha presentado el Gobierno local en el Pleno, tras consensuarla con los empleados del litoral, que se concentraron a primera hora de la mañana a las puertas del Palacio Consistorial, y negociarlas con los proponentes de los dos textos.

De esta manera, la parte resolutiva recoge que el Pleno exige “la inmediata reubicación del personal por parte de la empresa FCC en Lhicarsa”, y que el Ejecutivo local “se compromete a licitar en el plazo máximo de dos meses un nuevo contrato en cuyos pliegos se informará a la licitadora de las condiciones de subrogación que recoge el convenio colectivo al que estos trabajadores pertenecen”, es decir, que la empresa que asuma el futuro contrato tendrá que integrar a los dieciséis trabajadores en plantilla.

Mañana, Lhicarsa tendrá que dar cuentas al Ayuntamiento del déficit exacto de personal que detectó el Ejecutivo local y que ya solicitó a la empresa en el Consejo de Administración, por lo que los empleados pasarían a cubrir durante los próximos dos meses la zona del litoral, incluida en el contrato que mantienen Lhicarsa y el Consistorio.

Los trabajadores, presentes en el Pleno del Ayuntamiento cuando se aprobó la enmienda, celebran la decisión del Consistorio y esperan que FCC acepte reubicarlos en Lhicarsa hasta que se licite el nuevo contrato.