Dos carreteras del término municipal de Cartagena van a ser objeto de actuaciones por parte de la Comunidad Autónoma para reducir el ruido que genera el tráfico y su impacto en la calidad de vida de los ciudadanos. La Autovía de La Manga (RM-12) y la Ronda Transversal (RM-36) se incluyen en el Plan Silencio, que desarrolla la Comunidad Autónoma dentro de la Estrategia Antirruido de las Carreteras de la Región de Murcia.

El Plan Silencio tiene previsto actuar en 12 tramos de 4 carreteras regionales, de las que dos se ubican en el término municipal de Cartagena, colocando pantallas acústicas en 7.000 metros de la Autovía de La Manga y la Ronda Transversal, además de la Autovía del Noroeste (RM-15) y la Autovía del Mar Menor (RM-19). A la presentación del Plan Silencio, que tuvo lugar en la Vía de Servicio de la Autovía de La Manga, salida 8 de Los Belones, acudieron la vicealcaldesa del Ayuntamiento de Cartagena, Noelia Arroyo, el consejero de Fomento, José Ramón Díez de Revenga, las concejales de Infraestructuras y Distrito 7, María Casajús y Cristina Pérez, además del presidente de la Asociación de Vecinos de Los Belones, Pedro Saura.

«La velocidad en los desplazamientos ha dejado de ser el único factor que la sociedad exige en las conexiones por carretera. Necesitamos conexiones rápidas, pero también queremos que sean medioambientalmente sostenibles y con el menor impacto visual y sonoro. Por eso agradecemos al consejero que elija Cartagena para presentar este plan regional y, sobre todo, que tenga a Cartagena en la primera página de su agenda para este Plan Silencio, con dos de las cuatro carreteras objetivo del Plan: la Ronda Transversal y la Autovía de La Manga», indicó Noelia Arroyo.

Para el consejero de Fomento, «la transición ecológica tiene entre sus objetivos hacer ciudades más saludables, y para ello tenemos que reducir no solo las emisiones de CO2 sino también las molestias provocadas por el ruido, y para lograrlo hemos elaborado este Plan Silencio que evalúa las emisiones sonoras de nuestras carreteras, estudia cómo afectan a la población, establece los Objetivos de Calidad Acústica, y elabora un Plan de Acción en distintas fases para reducir la emisión sonora».

En la fase actual del Plan se invertirá 4,2 millones de euros para alcanzar los objetivos acústicos en los 202 kilómetros de las carreteras regionales más transitadas, es decir, aquellas cuyo tráfico es superior a 3 millones de vehículos al año.

Además de las pantallas acústicas que se plantean en 7.000 metros de carreteras, desde la Consejería de Fomento estudian complementar estas medidas con otras como aglomerados fonoabsorbentes, caballones y barreras vegetadas.