Vecinos y feligreses de San Antón “no dan crédito” tras conocer que el cura de la iglesia de la barriada cartagenera está siendo investigado por, presuntamente, abusar de una menor de edad y ser apartado de sus funciones como sacerdote en la parroquia de San Antonio Abad, según confirmaba ayer la Diócesis de Cartagena.

Los habitantes del barrio sostienen que “jamás se habrían podido imaginar que fuera capaz de algo así” y aseguran que “es un hombre muy prudente que ha hecho muchas cosas por el barrio y la parroquia”, por lo que “nos cuesta creer que realmente sea culpable de lo que se le está acusando”, comentan en un supermercado del barrio C.C. y M.C., vecinas y feligresas de San Antonio Abad, que prefieren no dar su nombre. “Solo le pido a Dios que sea mentira, lo quería como un hijo”, solloza entre lágrimas una de las vecinas.

En la peluquería de la barriada, otros dos vecinos sostienen que “esto no se lo esperaba nadie”, y también se aferran a la “presunción de inocencia” del párroco, “que se ha volcado con nosotros desde que llegó a San Antón hace casi dos años”, asegura el peluquero Fabián Cortada.

Vecinos de San Antón. Iván Urquízar

Pese a la investigación abierta al cura por la Fiscalía Superior de Murcia, el apoyo al cura llega hasta tal punto, que varias vecinas e integrantes del coro de la iglesia trasladaban ayer al sacerdote investigado mensajes de apoyo “a través del director del coro”, explica M.M., una de las firmantes.

Tan solo R.H., también vecina de San Antón y madre de un pequeño de 8 años de edad, ha mostrado su preocupación ante los presuntos abusos sexuales. “Tengo miedo, la noticia nos ha caído como un jarro de agua fría”, sostiene. “Tienen que llegar hasta el fondo de este asunto, no puede ser que los padres no estemos tranquilos ni dejando a nuestros hijos en catequesis por miedo a que una persona en la que confías resulte ser un monstruo”, añade.

Aunque se encuentra apartado de sus funciones y otro sacerdote se está haciendo cargo de la parroquia de manera provisional, el cura de San Antón no ha sido expulsado de la iglesia a la espera de que se esclarezca lo sucedido con la menor en los juzgados.