Sistema eléctrico

Sol y viento, un híbrido energético para los hogares cartageneros

Una empresa local instala dos aerogeneradores en la UPCT para analizar su eficacia y poder instalarlos en empresas y viviendas de la Región

Miguel Martínez y Gonzalo Cruzado, dueños de Crusol, durante la instalación de uno de los aerogeneradores en la UPCT.

Miguel Martínez y Gonzalo Cruzado, dueños de Crusol, durante la instalación de uno de los aerogeneradores en la UPCT. / L. O.

Mar I. León

Mar I. León

No es descabellado crear un sistema híbrido entre la energía renovable eólica y la solar fotovoltaica que se complementen, pero ninguna empresa de la Región lo había puesto antes a la disposición de hogares y otras entidades.

Así lo aseguran desde la empresa cartagenera Crusol, que decidió apostar por la energía eólica dentro del autoconsumo en los núcleos urbanos importando dos aerogeneradores de China para estudiar su eficiencia y rentabilidad y posteriormente comercializar este sistema. «Es la primera vez que se instala un aerogenerador en medio de una ciudad en la Región de Murcia. Incluso es pionero a nivel nacional», explica Gonzalo Cruzado, uno de los fundadores de Crusol, una empresa de energías renovables, ya que solo conoce la instalación de uno de estos en Zaragoza. 

Para su sorpresa, desde que Cruzado y su socio Miguel Martínez instalaron dos aerogeneradores piloto el 16 de febrero en el campus de Alfonso XIII de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), más concretamente en lo alto de las calles Juan de la Cosa y Capitanes Ripoll, numerosos administradores de fincas y hasta un particular les han consultado presupuestos sobre este nuevo modelo de hibridación que ronda los 17.000 euros; 10.000 euros si fuera solo el sistema de energía eólica. «Un cliente de La Manga nos ha consultado un presupuesto para instalar un aerogenerador y una placa fotovoltaica en su vivienda», dice Cruzado, que asegura que junto al mar es una muy buena zona para el funcionamiento del aerogenerador.

Estiman un incremento de hogares con este sistema eólico por las subvenciones FEDER de unos 6.000 euros

Esta empresa que oferta esta fuente de autoconsumo energético dentro de los núcleos residenciales estima un incremento de hogares con este sistema híbrido en los próximos meses porque la semana que viene el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) publica unas subvenciones para estas instalaciones que rondan los 6.000 euros para promover la energía eólica entre particulares. Por otro lado, Crusol se ha hecho eco en el Colegio de Administradores de Fincas de Murcia, por lo que esperan registrar un incremento de consultas en los meses de abril y mayo, cuando suelen calcular sus presupuestos.

En proceso de estudio

A pesar de la buena aceptación que ha tenido esta prueba piloto de introducir aerogeneradores dentro de las ciudades, todavía están en proceso de estudio ya que los edificios pueden dificultar la entrada del viento y frenar su productividad.

Los resultados son prometedores, pero no quieren adelantar conclusiones hasta que no lleven unos seis meses de investigación. «Estas tres últimas semanas ha hecho mucho viento y ha funcionado genial», afirma Cruzado, que confía en que este modelo funcione en la Región, especialmente el que combina la energía solar con la eólica. 

Los resultados son prometedores y ya se han interesado por este modelo administradores de fincas y hasta un particular

Esta instalación híbrida dispondría de unos diez kilovatios de potencia, cinco de solar y cinco de eólica. «Cuando no hace viento hace sol y viceversa. Hay estudios y mapas eólicos que garantizan el buen funcionamiento del aerogenerador, sobre todo en los meses de invierno», añaden desde esta empresa situada en el Polígono Cabezo Beaza.

Ambos aerogeneradores están conectados a la red eléctrica de la UPCT, aprovechando el Real Decreto 244/2019, que abrió la puerta a un autoconsumo eléctrico compatible con la conexión al suministro tradicional. Mientras en el norte de Europa y China el uso de esta energía renovable es de lo más común, España aplicaba esta normativa casi exclusivamente a la energía solar por su coste más económico.

Esta especie de molinos de baja potencia, uno de eje vertical y otro horizontal, no emiten ruido y ya se pueden ver en la ciudad portuaria.