El cazaminas Tajo partía esta mañana de su base, en el Arsenal de Cartagena, rumbo a Estambul, donde permanecerá durante los dos próximos meses integrado dentro de la Agrupación Permanente de Medidas Contra Minas de la OTAN bajo mando turco.

Se trata del primer buque de la Armada con base en Cartagena que parte de misión con la dotación al completo vacunada frente a la covid-19. Lo que facilitará el operativo. Aún así, los componentes del cazaminas "han seguido un riguroso protocolo de prevención", explica el capitán de navío Miguel Cuartero Lorenzo, comandante de la Fuerza de Medidas Contra Minas, mando de los cazaminas y buceadores de guerra de minas. De esta manera, se evitarán incidentes como el que provocó la vuelta del buque Hespérides el pasado 1 de febrero, tras los contagios de coronavirus de la tripulación.

Miembros de la Fuerza de Medidas Contra Minas despiden al Tajo. Juan Caballero

A pesar de que la dotación haya recibido la vacuna, no podrán salir de los puertos cuando hagan escala, aunque si que podrán contar con espacios acotados cercanos para descansar en tierra. Durante la misión, tampoco mantendrán contacto con los compañeros del resto de buques desplegados en la misión de la OTAN. 

Detalles de la misión

Durante su despliegue, la agrupación se entrenará para "estar dispuesta a operar en cualquier zona de interés de la OTAN", apunta el comandante de la Fuerza de Medidas Contra Minas, como la limpieza de minas o la guía de otros barcos vulnerables de recibir minados para garantizar su llegada a puerto a través de canales seguros. 

El Tajo es un buque de guerra de minas, que ha sido específicamente construido para operar cerca de las minas con equipos preparados para neutralizarlas sin que los sistemas de detección y fuego del artefacto puedan hacer implosión. También está preparado para soportar explosiones en el caso de que sea necesario.

El Tajo parte del Asenal de Cartagena. L.A.