Un individuo de 42 años de edad ha sido condenado a nueve meses de cárcel por masturbarse delante de un niña de 9 años en el campamento de Carthagineses y Romanos, en Cartagena, la última vez que se celebró.

Los hechos tuvieron lugar sobre las siete de la tarde, en el campamento festero que se montaba cada año, hasta que lo frustró el coronavirus, con motivo de las fiestas más populares de la ciudad portuaria, cuando el hombre "se bajó los pantalones y comenzó a tocarse sus partes íntimas, tras lo cual se masturbó enérgicamente en presencia de una menor de 9 años", se lee en el relato de hechos probados. El sujeto fue sorprendido por el padre de la pequeña, que llamó a la Policía Local. Los agentes procedieron entonces a detener al sospechoso.

Se da la circunstancia de que este individuo sufre un trastorno paranoide de personalidad, pero esa patología no alterna su psicología hasta el punto que lo convierte en inimputable, detalla el informe forense presentado en la causa.

Un Juzgado de lo Penal condenó al acusado, que no tenía antecedentes, a nueve meses de prisión por un delito de exhibicionismo y provocación sexual ante menores de edad. El individuo recurrió.

Alegó que el juicio se había celebrado sin estar él, lo cual, sostuvo su defensa, vulneraba las normas y garantías consagradas en la Constitución. También dijo que se había vulnerado la presunción de inocencia.

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial, con sede en Cartagena, al desestimar el recurso recuerda el "firme testimonio" del padre de la víctima, un hombre del cual no hay por qué sospechar, y también apunta que los municipales que arrestaron al sujeto el día de los hechos también testificaron.