21 de octubre de 2020
21.10.2020
La Opinión de Murcia

Enseñanza

El cierre de la sede de la Universidad Menéndez Pelayo indigna al Ayuntamiento y los empresarios

La rectora de la UIMP justifica que el déficit estructural hace inviable económicamente mantener la sede pero la Cámara de Comercio responde que es una "decisión política"

20.10.2020 | 19:24
Acto celebrado en 2016 con motivo del quinto aniversario de la sede en Cartagena.

La institución ofrece cursos de inmersión lingüística cada año a unos 1.200 alumnos en la Región.

El rectorado de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo tiene intención de decretar el cierre de su sede de Cartagena, así como otras tres más en España, tras nueve años de funcionamiento por culpa de un déficit estructural que le obligaría a repensar la organización de sus infraestructuras, según ha podido saber LA OPINIÓN. Esta institución pública lleva desde 2011 impartiendo cursos propios o de inmersión lingüística y otras actividades de enseñanza no reglada o de extensión universitaria gracias a un convenio con la Cámara de Comercio de Cartagena.

Este cierre, al igual que el cese de actividad en las delegaciones que tiene la UIMP en Granada, Barcelona y en La Línea de la Concepción (Cádiz), se ha debatido en el Consejo Rector de la Universidad que tuvo lugar ayer. Las intenciones que mantiene el centro público Menéndez Pelayo han hecho saltar las alarmas en el Ayuntamiento de Cartagena, cuya alcaldesa Ana Belén Castejón se puso a disposición de la rectora de la institución, Mari Luz Morán, para evitar el cierre de la sede, a la que no están «dispuestos a renunciar».

La alcaldesa señaló que si se cerrara la sede de Cartagena, la Región de Murcia quedaría discriminada con respecto al resto del país, ya que la UIMP tiene sede en la mayoría de Comunidades Autónomas, «algo que entiendo que un Gobierno progresista como el nuestro no puede consentir».

Para evitar que el cierre se lleve a cabo, la alcaldesa se puso a disposición de la rectora para ofrecerle «todas las facilidades porque nuestra voluntad es que la sede permanente de Cartagena permanezca abierta ofreciendo a nuestros vecinos y a los de toda la Región de Murcia la posibilidad de acceder a la formación que ofrecen». Entre esas facilidades estaría paliar económicamente el déficit de la institución en Cartagena, según apuntan distintas fuentes consultadas.

Miguel Martínez, presidente de la Cámara de Comercio de Cartagena, aduce que esta decisión es política y acusa al Ministerio de Universidades de querer desmantelar el sistema universitario de las instituciones públicas de enseñanza de grados superiores (dos universidades son dependientes del Estado: Menéndez Pelayo y la Universidad Nacional de Educación a Distancia).

En la reunión del Consejo Rector de ayer, la rectora Mari Luz Morán planteó la separación de la Universidad del Consorcio formado por la Cámara de Comercio y el Ayuntamiento de Cartagena, «lo que llevaría aparejada su desaparición en Cartagena», señala Martínez, que añade que la decisión de la UIMP no se debe a problemas económicos, «ya que es viable económicamente», sino a un problema político creado desde el departamento ministerial que dirige Manuel Castells.

Y es que parte del problema reside en que, según justifica la Universidad y ha podido saber esta redacción, el déficit estructural hace inviable por el gasto económico el mantenimiento de estas cuatro sedes que ahora la UIMP quiere cerrar. Tanto el personal de plantilla, el local como la organización de los cursos es mantenida por la propia Cámara de Comercio de Cartagena y el Ayuntamiento, por lo que ambas entidades no entienden que se quiera cerrar esta delegación a cuya formación acceden cada año en torno a 1.200 estudiantes en la Región de Murcia.

La decisión final se tomará en una reunión del patronato de la Universidad, cuya sede principal está en Santander (Cantabria).

El PP le exige al ministro Castells que evite el cierre

El Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea regional ha exigido al ministro de Universidades, Manuel Castells, que evite el cierre de una sede que lleva funcionando en Cartagena desde 2011. El Partido Popular recuerda que esta sede universitaria «está tutelada» por un consorcio administrativo formado por la propia Universidad, el Ayuntamiento de Cartagena y la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Cartagena. Y añade que «gracias a la colaboración interadministrativa es totalmente viable».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook