Hacer turismo en Cartagena es desde hoy aún más seguro. Nueve museos y espacios turísticos de la ciudad portuaria han conseguido la certificación internacional de 'Safe Tourism Certified' (Turismo Seguro Certificado) que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE). Entre los nueve emplazamientos turísticos seguros se encuentra el Palacio Consistorial y la Oficia de Turismo de Cartagena, mientras que el resto pertenecen a Cartagena Puerto de Culturas. En concreto, el Augusteum, la Casa de la Fortuna, la Muralla Púnica, el Barrio del Foro, el Castillo de la Concepción, el Fuerte de Navidad y el Refugio Museo de la Guerra Civil.

Según explica Marien Cava, encargada de Promoción y Comercialización de Cartagena Puerto de Culturas, «desde el primer momento nos pusimos manos a la obra, implantando todos los protocolos de seguridad e higiene que marcaba la normativa tanto a nivel regional como nacional, además de crear nuestro plan de contingencia y actuación frente a la covid y formar a todo el personal». Sin embargo, desde Puerto de Culturas «queríamos ir un paso más allá, por lo que nos anexionamos a la petición realizada por parte del Ayuntamiento a estos dos espacios y decidimos solicitar este certificado para nuestros siete espacios turísticos». Para conseguir esta distinción, es necesario someter a cada uno de los espacios «a un exhaustivo proceso de auditorías para comprobar que los museos cumplen con todas las normativas», unos protocolos que no solo albergan las medidas adoptadas por Murcia o España, sino que cuentan también con validez a nivel europeo, lo que supone un reconocimiento internacional de gran importancia para Cartagena que puede traer de vuelta a turistas de otros países de Europa.

A pesar de la actual situación sanitaria, desde Puerto de Culturas aseguran que gracias a la adaptación de sus museos y excursiones para garantizar la seguridad, «todas las actividades que hemos realizado este verano han conseguido aforo completo», en especial, las dirigidas a los más pequeños y a familias completas, por lo que aseguran que «hacemos un balance positivo».