Los tres máximos representantes del Gobierno local de Cartagena guardan cuarentena tras mantener contacto con un positivo en coronavirus.

La alcaldesa, Ana Belén Castejón; la vicealcaldesa, Noelia Arroyo, y el primer teniente de alcalde, Manuel Padín, permanecen en aislamiento preventivo desde el pasado miércoles, cuando la presidenta de la Autoridad Portuaria (APC), Yolanda Muñoz, diera positivo en covid-19, ya que habían mantenido reuniones con ella.

Además de Castejón, Arroyo y Padín, la Autoridad Portuaria confirmaba ayer que en estos momentos diez trabajadores de la institución que mantuvieron contacto directo con Muñoz guardan cuarentena. Entre ellos, su conductor, su secretaria, el personal de prensa, así como algún miembro de la directiva de la Autoridad Portuaria. Aunque todos han dado negativo tras hacerse la prueba PCR, «hay que guardar cuarentena tal y como indica el protocolo establecido en estos casos, aunque ninguno ha manifestado síntomas compatibles con el coronavirus», aseguran desde la APC.

Una situación similar a la que ha llevado a los tres miembros del Gobierno local a mantenerse aislados durante dos semanas. Tras conocer el positivo de Muñoz, tanto Castejón, como Arroyo y Padín abandonaron el Palacio Consistorial y se sometieron a la prueba PCR para descartar el coronavirus.

A pesar de que los tres dieron negativo en las respectivas pruebas, deben mantenerse en cuarentena preventiva ya que hasta catorce días después podrían desarrollar el virus.

Por este motivo, la Mesa de Justicia del Ayuntamiento de Cartagena, cuya celebración estaba prevista ayer, se aplaza hasta la semana del 10 al 17 de septiembre. Aún así, el Consistorio confirma que Castejón, Arroyo y Padín se encuentran en perfectas condiciones y que continúan desempeñando sus funciones de manera telemática desde sus domicilios.

Así lo corroboraba también el teniente de alcalde y responsable del área de Sanidad, Manuel Padín a LA OPINIÓN: «La única manera posible de frenar esta pandemia es cumpliendo los protocolos, pero aunque estemos en casa seguimos trabajando, no podemos acobardarnos», añadiendo que «por suerte, tenemos herramientas para realizar reuniones telemáticas y hasta firma electrónica».

Aunque Padín no desveló la identidad de su contacto, aseguraba que «durante las reuniones mantenemos rigurosamente la distancia de seguridad, utilizamos mascarilla, gel y seguimos todas las recomendaciones, por eso es tan importante hacer caso a las autoridades sanitarias y no saltarse ninguna de las normas de seguridad establecidas». Asimismo, el teniente de alcalde se dirigía a los cartageneros y explicaba que «hay que ser cautos y muy conscientes de la situación y del aumento de contagios, pero en ningún caso podemos cogerle miedo, esto que nos ha pasado a nosotros puede pasar en cualquier circulo y espero que sirva para concienciar», concluye.

Los tres máximos representantes del Gobierno local se someterán a otra PCR en nueve días para descartar definitivamente el virus.

Más Policía Local para frenar la expansión de la covid en Cartagena

La Policía Local de Cartagena intensifica las labores informativas y de control para frenar la curva de contagios por coronavirus. Desde la entrada en vigor de la nueva normativa fijada por la Comunidad Autónoma, que prohíbe el servicio de barra y ventana en los establecimientos de hostelería, los agentes están recorriendo bares y restaurantes del municipio para informar a los hosteleros de esta medida. «Es una labor de asesoramiento y apoyo, no sancionadora.

Queremos informar a los hosteleros de la nueva normativa para que se cumpla. Sólo unidos, siguiendo las normas, podemos frenar el incremento de la curva de contagios. Además, seguimos sancionando a quienes no llevan la mascarilla o incumplen la normativa», explica el concejal de Seguridad, Juan Pedro Torralba. Estas labores se han intensificado especialmente en las zonas donde la incidencia del virus está siendo mayor, concretamente en Barrio Peral y en San Antón.