El jefe de Bomberos de Cartagena, Francisco Gómez-Ávalos, señaló ayer que el rescate de personas se ha convertido en la intervención más habitual que realiza el cuerpo en el municipio.

Personas que están solas en su domicilio, atrapadas en un coche o perdidas en el monte son los beneficiarios principales de la actuación de los Bomberos. Contrariamente a lo que se pueda pensar, incendios no hay tantos, incluso se ha notado una disminución de los incendios forestales. También se ha notado un repunte del saneamiento de fachadas de edificios en mal estado.

El Cuerpo de Bomberos de Cartagena, integrado en el Servicio de Extinción de Incendios, Salvamento y Protección Civil del Ayuntamiento de Cartagena, celebraba ayer viernes 6 su patrón, San Juan de Dios, con la tradicional misa en la Basílica de la Caridad. En el acto estuvo presente el concejal del área de Seguridad Ciudadana, Vía Pública y Festejos, Juan Pedro Torralba, que explicó que en 2019, los Bomberos realizaron 1.700 intervenciones y que el Ayuntamiento trabaja para sacar las bases de 15 nuevas plazas para contar con más efectivos en el año 202, lo que significará un refuerzo del servicio.

Por otra parte el concejal anunció que estaba previsto que las calles del Aire y Cuatro Santos quedaran abiertas ayer al tráfico y al tránsito de personas después de casi dos semanas cerradas por el derrumbamiento de un edificio. También explicó que se están revisando otras construcciones del casco histórico de Cartagena para evitar accidentes parecidos.

Fuentes municipales explicaban que, por ley, los edificios con más de cincuenta años deben pasar una inspección técnica para saber en qué estado se encuentran y que cuando se derriba un edificio, las paredes medianeras de los edificios colindantes, deben cubrirse de espuma para no sufrir las inclemencias del tiempo y que acaben cayéndose.