06 de enero de 2020
06.01.2020

Desfile

Cabalgata de Reyes en Cartagena: La noche más mágica del año

Los cartageneros disfrutan de una multitudinaria cabalgata formada por dieciocho carrozas donde se repartieron 3.500 kilos de caramelos y 90.000 bolsas de gominolas

05.01.2020 | 23:20

También regalaron un total de 21.700 peluches de distintos tamaños.

Alegría, entusiasmo y mucha inocencia, eso es lo que se respiraba en el centro de la ciudad minutos antes de que diera comienzo la tarde más mágica del año con el gran desfile real que trajo hasta Cartagena a Sus Majestades de Oriente, que no vinieron ni mucho menos solos. Un abarrotado casco urbano repleto de niños, jóvenes y adultos esperaba con ilusión la llegada de las dieciocho carrozas que conformaban el cortejo de los tres protagonistas de la tarde: Melchor, Gaspar y Baltasar. La cabalgata partió a las seis y media de la Alameda de San Antón y recorrió gran parte del centro de la ciudad hasta llegar al fin del recorrido situado en la Plaza de Ayuntamiento.

Horas antes de que diera comienzo el multitudinario evento, algunos de los espectadores ya guardaban sitio para no perder detalle del desfile. Es el caso de Maribel Utrera, que esperó pacientemente desde las cuatro y media con su nieto Jose María, obteniendo como recompensa unas vistas privilegiadas de primera filas. Al igual que Isabel García, natural de León, que llegó sobre las cinco con su madre de 85 años «para que vea por primera vez la cabalgata». También Ana Pérez llegó al centro a la misma hora, pero ella lo hizo acompañada de su marido y sus dos hijas de 7 y 10 años de edad. El desfile real dio comienzo a la hora prevista con normalidad.

Las 14 carrozas que precedieron a Sus Majestades causaron furor entre los más pequeños, que observaban impresionados el espectáculo luz y color que tenían ante sus ojos, como la pequeña Marina, que gritaba «¡Frozen, frozen!» al ver doblar la esquina al personaje de animación Olaf. Por el centro de la ciudad pasearon también personajes de El Rey León, Toy Story, La Sirenita, Peppa Pig y hasta Dragon Ball y, sobre todo esta última sorprendió también a los no tan niños. Además de varios grupos de animación que amenizaron la velada con danzas y dramatizaciones a los asistentes.

Pero el cortejo real no vino con las manos vacías, durante todo el recorrido se repartieron un total de 3.500 kilos de caramelos y 90.000 bolsas de gominolas que mayores y pequeños ansiaban, compitiendo por ver quién era el que conseguía la mayor cifra. Pero si hubo un objeto estrella durante la cabalgata esos fueron los peluches. A pesar de que se repartieron 21.700, parecían no ser nunca suficientes para el público.

La diversión fue interrumpida durante 15 minutos, ya que una pequeña avería obligó a parar la cabalgata durante un tiempo que los pequeños aprovecharon para hacer un repaso por la lista de regalos que habían pedido a los tres Reyes de Oriente: Unai, de ocho años, un barco «que se hace coche», Claudia de cinco «ropa para mi bebé» y Daniel, de cuatro «un Super Zing».

Tras la dulce espera llegó el gran momento, sus Majestades llegaron en sus tres carrozas escoltadas por tres bandas de música, llevándose a su paso cientos de saludos de los pequeños, que gritaban con ilusión los nombres de sus preferidos, como David de 8 años de edad, que no tenía ningún reparo en asegurar que su preferido «siempre ha sido Baltasar».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído