26 de diciembre de 2019
26.12.2019
La Opinión de Murcia

Patrimonio

El ARQVA, en busca de los barcos de Cortés

El director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática ha participado en el proyecto, en Méjico

26.12.2019 | 04:00
El ARQVA, en busca de los barcos de Cortés

El director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (ARQVA), Iván Negueruela, ha participado en el proyecto de búsqueda de los barcos con los que Hernán Cortés arribó por primera vez a América en 1519, dando comienzo a la presencia hispana en el continente y originando la conquista del Imperio Azteca. Cuando se cumplen 500 años de esa efeméride, un equipo de arqueólogos mejicanos, con la colaboración de Negueruela y otros tres historiadores estadounidenses, lleva a cabo una investigación que ha conseguido encontrar cuatro anclas que serían compatibles con las que equiparon las naves de Cortés.

Negueruela recuerda que Cortés era un hombre «muy decidido y expeditivo» que decidió dar el salto al continente, donde se encontraba el Imperio Azteca. Los arqueólogos conocen este episodio y la ubicación de su desembarco con detalle gracias a las cartas de relación que el propio Cortés envió al Rey Carlos V, que están publicadas y son muy conocidas. En concreto, el conquistador extremeño redactó cinco cartas de relación para lavar su imagen ante la Corona y escribir sus experiencias. Se trata, añade, de documentos «muy fiables» en los que cuenta el naufragio de sus naves en Villa Rica, un lugar de la actual costa mejicana muy despoblado donde hay una bahía «inmensa» cerrada justo en el centro por un islote que ejerce como rompeolas.

En base a toda esta información, el subdirector de Arqueología Subacuática de Méjico, Roberto Junco, dependiente del Instituto Nacional de Antropología e Historia (Inah) del país centroamericano, inició la búsqueda de los restos con la ayuda de sensores.Fundamentalmente, en la búsqueda se ha usado el sonar de barrido lateral, la sonda multihaz y el magnetómetro de protones, que es un penetrador de fango que puede profundizar hasta 6 metros bajo del lecho marino y remite a la superficie si hay concentraciones metálicas.

Junco invitó a Negueruela a participar en esta exploración en su condición de director del Arqua, cargo que ostenta desde 1993. Esta colaboración se produce en el marco de la estrecha cooperación que existe entre el INAH mejicano y el Ministerio de Cultura español.Esta relación, que ambas instituciones materializan a través de la Subdirección de Arqueología Subacuática de Méjico y el Arqua español con sede en Cartagena, se remonta a la primavera de 2014, año en el que ambas partes firmaron un acuerdo de entendimiento para cooperar estrictamente en el terreno de la arqueología subacuática.

Neguerela destaca que este convenio está «excepcionalmente bien redactado, es muy generoso y de 'bona fide' por ambas partes». Gracias al mismo, Negueruela viajó en diciembre de 2014 para excavar un galeón en Méjico. A raíz de ese viaje, tanto arqueólogos mejicanos como españoles se han visitado mutuamente todos los años. Incluso, arqueólogos mejicanos participaron en la tercera campaña que el Arqua hizo en verano de 2017 en el pecio de Nuestra Señora de las Mercedes a 1.140 metros de profundidad, un hito porque «era la primera vez en la historia que un equipo científico podía hacer excavaciones a esa profundidad, superando el tope fijado hasta entonces por los franceses».

Desde el inicio del proyecto hace dos años, los arqueólogos han encontrado 4 anclas que han aparecido con la misma orientación, lo que demuestra que los barcos estaban allí anclados unos junto a otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook