08 de julio de 2019
08.07.2019
La Opinión de Murcia

Solidaridad

Vecinos de la Caridad luchan por reflotar el Banco de Alimentos

La ONG ha nombrado a una nueva directiva con miembros del barrio para reabrir el almacén donde guardaban toda su mercancía solidaria, y que tuvo que cerrar tras perder la cesión gratuita

08.07.2019 | 04:00
Vecinos de la Caridad luchan por reflotar el Banco de Alimentos

El Banco de Alimentos de la Región de Murcia, con sede en Cartagena, quiere renacer de sus cenizas y volver a realizar la labor solidaria que llevaba desempeñando desde la década de los noventa. Y lo hará gracias al empeño de unos vecinos. La asociación sin ánimo de lucro tuvo que cesar recientemente su actividad tras perder la cesión gratuita de la nave que la ONG utilizaba para almacenar los comestibles, que se encontraba situada en el polígono industrial cartagenero Cabezo Beaza.

Tras lo ocurrido, la entidad decidió nombrar nueva junta directiva con «ideas nuevas» para impedir el cese de la tarea solidaria. Juan Gómez es ahora el nuevo director del Banco de Alimentos. «Me pidieron ayuda y quisieron contar conmigo por mi experiencia», nos cuenta, puesto que Gómez es presidente de la Asociación de Vecinos de la Barriada Virgen de la Caridad, y «la mayoría de miembros del nuevo equipo directivo pertenecen también a la asociación vecinal.

Con un equipo renovado y una «nueva estrategia a seguir», la nueva junta se enfrenta ahora la tarea más difícil: conseguir un nuevo local donde poder seguir desempeñando esta labor altruista. «Nos da igual el tipo de recinto que sea, pero hemos pedido al Ayuntamiento de Cartagena que nos ceda un local», y es que, tal y como el nuevo director apunta, «son muchos los locales que el Consistorio cede a otras corporaciones, ¿por qué no al Banco de Alimentos?». Desde la junta directiva señalan que ya se han reunido con diversos partidos políticos de Cartagena además de con miembros del la Corporación municipal, concretamente de la Concejalía de Servicios Sociales, que es a la que compete esta materia.
«La comunicación con el Ayuntamiento es fluida y estamos seguros de que vamos a llegar a buen puerto», aseguran desde la asociación. Esta misma semana está previsto que el Banco de Alimentos se reúna con los Servicios Sociales del Ayuntamiento para tratar de llegar a un acuerdo sobre el nuevo local. Por el momento, desde la organización se muestran optimistas y afirman que el Consistorio está «comprometido».

También ha habido reuniones con empresarios de Cartagena y Comarca así como con otras entidades públicas como la Armada para pedir ayuda. De hecho, los responsables manifiestan su deseo de que sea un organismo público el que preste sus servicios y trabaje codo con codo con esta entidad que «ampara a las familias vulnerables» de la Región.

A contra reloj

Mientras tanto, las ONG de la ciudad y alrededores han de trasladarse a Murcia, al Banco de Alimentos del Segura, a por víveres. Banco, que, según indica Gómez, «se creó debido a las deficiencias que sufría el de Cartagena», siendo Murcia la única Comunidad que posee dos entidades de este carácter.

Además, debido a la situación por la que están pasando, han perdido sus principales fuentes de ingresos provenientes del Ministerio de Agricultura, que suponían un 75% del total, y el 25% restante les era suministrado por la Unión Europea. «Nos han dado de plazo hasta el 1 de enero del 2020 para volver a poner el Banco de Alimentos en marcha», señalan. Pero, a pesar de que la junta se muestra esperanzada, «el problema es que no es sólo encontrar el local, sino que hay que acondicionarlo y debe pasar unos controles de calidad, y para eso hace falta tiempo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook