08 de junio de 2019
08.06.2019
La Opinión de Murcia

Daños

Un nuevo derrumbe en Cartagena alerta de la necesidad de inspeccionar 25.000 inmuebles este año

El último incidente se ha producido en el primer piso de una vivienda de José María de Lapuerta que solo causó daños materiales

07.06.2019 | 21:23
Un nuevo derrumbe en Cartagena alerta de la necesidad de inspeccionar 25.000 inmuebles este año

El derrumbe del techo de un edificio en José María de Lapuerta ha retomado la necesidad de inspeccionar alrededor de 25.000 inmuebles de la ciudad este año. El incidente ocurrió la noche del jueves en la calle Berizo de la citada barriada, junto a un colegio, aunque afortunadamente, la hora del suceso y la ausencia de habitantes en la vivienda ocasionó que sólo se produjeran daños materiales. Se colocó una valla sobre la fachada del edificio y, ayer mismo, los operarios ya trabajaban en la zona para asegurar que no caían a la calle los cascotes derivados del incidente.

No obstante, el derrumbe, junto a otros acaecidos en la ciudad en los últimos meses -en San Antón cayó el muro de una vivienda a finales del pasado año- ha provocado que se vuelva a insistir en la necesidad de mantener un control sobre los edificios de la ciudad, ya que existen inmuebles deteriorados que pueden acabar siendo un problema.

Así lo cree Ciudadanos, que al conocer la noticia del derrumbe en José María de Lapuerta recordó que existen cerca de 25.000 viviendas que deberían pasar obligatoriamente el Informe de Evaluación de Edificios (IEE), tal y como recoge el informe 'Tu Edificio en Forma', realizado por Mutua de Propietarios y el Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de la Región de Murcia que estima en 195.000 las viviendas que están en esta misma situación en toda la Región.

Y es que, la inspección de los edificios de más de 50 años es una obligación que viene expresada en el Decreto que recoge el IEE aprobado en 2015 por la Comunidad. Así, el objetivo de este documento técnico es diagnosticar el estado de conservación, las condiciones de salubridad, accesibilidad y el nivel de eficiencia energética.

Desde Ciudadanos, su portavoz, Manuel Padín, afirmó que llevan advirtiendo desde 2015 que el Ayuntamiento tiene un déficit normativo. «Cartagena nunca ha regulado mediante una ordenanza la inspección técnica de edificios y tampoco su evolución natural a una ordenanza reguladora de Informe de Evaluación de Edificios (IEE), sobre todo para aquellos que superen los 50 años de antigüedad», indicó.

Como ya indicó tras el derrumbe en San Antón, este tipo de sucesos son «un toque de atención» que debe obligar a abordar el envejecimiento del parque inmobiliario de Cartagena. Padín recordó que ya en diciembre del pasado año, el Ejecutivo local había aceptado una propuesta que buscaba «desarrollar y aclarar la intervención del Ayuntamiento para vigilar que los propietarios cumplen su obligación de establecer inspecciones periódicas, la ITV de los edificios», dijo el portavoz de Ciudadanos quien explicó que con esa ordenanza «se mejoraría, entre otras cosas, el protocolo para requerir a los dueños la presentación del IEE, actualizaría las sanciones para aquellos que no presenten el informe en tiempo y forma e incumplan sin justificación su deber de conservación impuesto por la normativa e impulsaría el registro informatizado y actualizado anualmente de los inmuebles que superan los 50 años».

Compromisos en el aire

No obstante, según ha podido saber esta Redacción, nada de lo anterior se ha llevado a cabo aún. Fuentes consultadas revelaron que la ordenanza aún no se ha tramitado y que ni siquiera se ha reforzado el departamento, como era intención del actual Gobierno local, en funciones tras las elecciones municipales y que el próximo día 15 se renovará.

Y es que, el área encargada de inspeccionar la seguridad en los bloques de viviendas está formada solamente por un arquitecto y un especialista jurídico, y como mínimo necesita tres profesionales más: un técnico y dos auxiliares. En este sentido, según consideró Padín, la escasez de personal municipal tampoco ayuda a revitalizar el sector de la construcción que actúa en reformas y rehabilitaciones, «en un momento en el que lo está pasando mal por la falta del PGOU y por la dificultad de que las normas transitorias urbanísticas entren en vigor», añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook