02 de mayo de 2019
02.05.2019
La Opinión de Murcia

Festejo

Los vecinos del centro de Cartagena defienden su descanso por encima del "macrobotellón" de las Cruces

Apoyan la decisión del Gobierno socialista tras soportar años de "ruidos, suciedad y desenfreno" junto a sus casas

01.05.2019 | 20:59
Calles como Honda se abarrotaban de gente por el reclamo que suponía la instalación de barras y música en la calle.

Las Cruces de Mayo se celebrarán a partir de mañana en la ciudad de Cartagena, finalizando el festejo el domingo. Si bien, el Ayuntamiento ha tomado la decisión de prohibir este año que bares y cofradías instalen barras en la calle para vender comida y bebida al público. Tampoco podrán poner los hosteleros altavoces en la vía pública. Una quincena de negocios instalaron sus barras exteriores en 2018.

Los vecinos del centro, a través de la plataforma Sin Ruido en Cartagena, denuncian que en ediciones anteriores la venta de alcohol a través de estas barras provocaba que calles estrechas como Honda, Jara y sus aledaños se convirtieran en un «macrobotellón» durante todo el fin de semana de las Cruces. Algo que los habitantes del casco histórico consideran que se convertía en «una gran situación de riesgo», porque las vías se «colapsaban», impidiendo el tránsito de la gente y de cualquier vehículo de emergencias.

Además, los residentes sostienen que esta situación «descontrolada» les impedía su derecho al descanso, por los ruidos que generaba la muchedumbre y los equipos de música que cada local de hostelería enchufaba junto a sus barras. Asimismo, denuncian la falta de civismo de la gente, que incluso orinaba o defecaba en la puerta de sus casas, al asegurar los vecinos que los hosteleros cerraban el interior de sus negocios ante el aluvión de público, dando solo servicio en el exterior.

Así, los vecinos recuerdan que durante años han soportado ruidos superiores a lo estipulado por la ordenanza municipal. Por ello, ahora celebran que el Consistorio, que dirige la alcaldesa socialista Ana Belén Castejón, haya oído sus quejas. Y afirman que no entienden por qué hosteleros y público se ensañan con la Administración local, cuando lo único que ha hecho es hacer que se cumpla la normativa municipal. El Consitorio ha programado conciertos y música para las Cruces en seis plazas de la ciudad: Icue, San Francisco, Parque, San Sebastián, Rey y Ayuntamiento. Cabe destacar que la música sonará hasta las 23.30 horas, y que habrá un parón durante la siesta. La Concejalía de Infraestructuras, que dirige Juan Pedro Torralba (PSOE), también pondrá a disposición de los ciudadanos el servicio de Icuebús de las líneas circulares 8 y 9 de forma gratuita. Será a partir del viernes a las 15.00 horas y hasta el domingo 5 de mayo.

Con esto se cumple las exigencias de los vecinos, que incluso alertan de que el «desenfreno» que se vivía hacía que se denigrara la ciudad y se perdiera el carácter religioso de las Cruces de Mayo. De hecho, al haber puesto el Ayuntamiento 'coto' a la fiesta, muchos colectivos paganos, como la Federación de Carnaval, y también religiosos, como los Romeros de San Ginés, han declinado instalar sus altares este año. No obstante, dos de las principales cofradías de la Semana Santa local, California y Marraja, sí pondrán su cruces de flores, por lo que la tradición se mantiene.

Para concluir, los vecinos concluyen que la culpa del problema generado ha sido de los anteriores gobiernos municipales, que a su juicio, «no hicieron lo debido». Así, proponen que se cree un recinto ferial para que la fiesta no moleste, y que todos los bares, y no solo unos pocos, como sucedía, puedan hacer negocio montando sus barras.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook