28 de abril de 2019
28.04.2019
La Opinión de Murcia

Hostelería

La oposición critica las condiciones a los hosteleros para las Cruces de Mayo

El PP y MC piden decisiones para salvar la fiesta, que debería celebrarse el próximo fin de semana

27.04.2019 | 22:34
Celebración de las Cruces de Mayo durante el año pasado.

El posible aplazamiento de los Cruces de Mayo, una fiesta que según la tradición debería celebrarse durante la primera semana de ese mes, ha provocado un aluvión de críticas al Consistorio. Las quejas de los vecinos del centro por el ruido y la aglomeración en las calles han provocado esta decisión municipal. Por el momento, los hosteleros reclaman una solución y la fecha definitiva aún está por confirmar. La polémica surge tras la decisión del concejal Manuel Mora de que el Ayuntamiento programe la música y las actuaciones en directo y de prohibir a los locales sacar sus equipos de sonido a las calles para controlar los decibelios.

La candidata popular, Noelia Arroyo, exige al Ejecutivo municipal «decisiones inmediatas» para salvar esta fiesta, que tendría que celebrarse el próximo fin de semana. «El enfado de los hosteleros es comprensible», manifiesta Arroyo, que cree que «no es tan difícil poner en la calle música sincronizada y limitada, ni establecer un horario limitado para los conciertos en directo. Solo hay que trabajar un poco y, sobre todo, trabajar antes para que los problemas no se enquisten», apunta.

Los populares critican a los socialistas por no haber previsto ninguna solución durante el último año y hayan decidido aplazarla a última hora. «Necesitamos decisiones inmediatas para salvar las Cruces y evitar el enorme perjuicio que se va a causar a la hostelería», sostiene la candidata popular para las elecciones municipales. Tras contactar con representantes hosteleros, Noelia Arroyo criticó «la ausencia total de gestión municipal en asuntos centrales para el turismo», y añadió que «una ciudad que quiere ser turística no puede estar en la improvisación permanente».

«No teníamos sillas a una semana de las procesiones y ahora nos dejan sin Cruces de Mayo a una semana de la fiesta. No se puede jugar así con la hostelería de nuestra ciudad. Esto es jugar con la economía de muchos negocios, con puestos de trabajo y con la imagen de Cartagena», dijo Arroyo.


Por su parte, el presidente de Movimiento Ciudadano, Jesús Giménez, ha manifestado este sábado que las condiciones impuestas por el Gobierno local de Cartagena a los hosteleros para las Cruces de Mayo, como no poder celebrar conciertos ni poner equipos propios de sonido, son un «boicot» al sector.

Desde MC Cartagena se muestran convencidos de que la solución no puede pasar «por impedir los conciertos de pequeño formato, prohibir las Cruces de Mayo y perseguir a un sector que genera empleo y riqueza». En opinión de Giménez, es un ejemplo más de la «cruzada» contra la hostelería, y se muestra partidario de la regulación de esta actividad y de la búsqueda del «equilibrio entre el descanso y una ciudad viva». «Y todo indica que al Gobierno local no le gustan y pretende que no se celebren. Sólo así se explica la situación actual o que no las incluyera en el calendario de fiestas de su propuesta de ordenanza de ruido», dijo sobre esta celebración que se ha popularizado sobre todo en los últimos diez años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook