09 de abril de 2019
09.04.2019
La Opinión de Murcia

Rescates

Salvamento se adiestra para asistir a buceadores accidentados de Almería

La provincia andaluza no dispone de cámara hiperbárica, por lo que tienen que trasladarse por aire

08.04.2019 | 21:14
Salvamento se adiestra para asistir a buceadores accidentados de Almería

Personal de Salvamento Marítimo, Guardia Civil y Cruz Roja, junto a otros organismos, participaron ayer en un simulacro de accidente disbárico de buceo que se desarrolló en aguas de Almería y del puerto de Cartagena.

El suceso se originó en aguas de la provincia andaluza. Por ello, estuvieron en coordinación efectivos de emergencias de ambas zonas. Los propios equipos de emergencia destacan que, hasta la fecha, se tiene que hacer el traslado de los accidentados por aire hasta Cartagena o Málaga, debido a que la provincia de Almería carece de cámara hiperbárica. Sobre ello, los expertos informan de que el vuelo no se puede hacer a una altura superior de 300 metros, debido a la presión.

El ejercicio sirvió para unificar criterios entre los distintos organismos que intervienen para socorrer a los accidentados. En el mismo se utilizó un helicóptero para evacuar del mar a una persona accidentada. La damnificada fue bajada en el puerto de Cartagena desde el helicóptero hasta una embarcación de Salvamento Marítimo, que la llevó a tierra firme. El traslado en helicóptero se produjo en unos 40 minutos, mientras que la evacuación en ambulación hasta el hospital de Los Pinos duró unos 10 minutos.

En este centro sanitario de Los Barreros se encuentra una cámara hiperbárica, un aparato esencial para tratar estas complicaciones. Los profesionales sanitarios explican que durante el traslado de esta persona ya se empieza con la asistencia, y que, una vez en el hospital, se inicia el tratamiento compresivo. En este sentido, los expertos destacan que es primordial que el afectado llegue cuanto antes a la cámara hiperbárica. Así, sostienen que lo ideal es que llegue a las dependencias médicas en menos de dos horas, porque así la sintomatología revierte antes, reduciéndose el riesgo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook