23 de marzo de 2019
23.03.2019
La Opinión de Murcia

Cartagena D. F.

Paz para todos

Especialmente significativo resulta el ambiente de tranquilidad en el que se ha inmerso el líder y candidato de MC, José López, quien mantiene su discurso reivindicativo para su Cartagena, y la de todos, pero haciendo mucho menos ruido, más sosegado

23.03.2019 | 04:00
Paz para todos

Admito que estoy sorprendido, muy sorprendido. Con los cuatro años de disputas y enfrentamientos que nos han ofrecido nuestros políticos municipales durante este mandato que agoniza, preveía que, a estas alturas, andarían a la gresca día sí, día también. Porque vamos camino de liquidar marzo y las elecciones generales se nos echan encima, pero es que no vamos a recuperarnos de unas y nos vamos a topar con las urnas de las autonómicas y municipales y, la verdad, no lo parece, porque se les ve a todos muy tranquilitos, sin los excesos verbales de los que ya casi ni nos escandalizábamos y sin apenas discusiones ni debates públicos, más allá de aquello de echarle la culpa al otro de lo que no funciona y atribuirse lo que va bien.

Después de lo que se han dicho nuestros políticos de aquí a la cara, incluso en los plenos municipales, resultan anecdóticos episodios como la disputa por echar balones fuera en la falta de promoción turística de Cartagena, que han protagonizado la alcaldesa y candidata del PSOE, Ana Belén Castejón, y su contrincante del PP, la ya exconsejera Noelia Arroyo. Nos iría mejor si, en lugar de culpabilizar al otro de la falta de fondos, se unieran y coordinaran para evitar duplicidades innecesarias y que conllevan un derroche, pero claro, eso supone tener que escuchar al otro, al de signo contrario, al que piensa distinto. Hasta habría que aceptar algunas de sus propuestas y eso, en esto de la política, debe ser que no está bien visto, porque no se estila ni siquiera en aquello en lo que resulta evidente que, si tiramos en la misma dirección, nos beneficiaríamos todos.

Al menos, es gratificante que el tono de los cruces de reproches que nos han avergonzado se haya rebajado muchos puntos y que todo esté mucho más calmado, menos tenso y menos intenso. Ojalá mantengan mucho tiempo esta especie de tregua que nos han dado a todos y se limiten a exponer sus ideas y proyectos y a discutir los de los demás, sin bravuconerías ni faltas de respeto, que de eso no necesitamos.
Especialmente significativo resulta el ambiente de tranquilidad en el que se ha inmerso el líder y candidato de MC, José López, quien mantiene su discurso reivindicativo para su Cartagena, y la de todos, pero haciendo mucho menos ruido, más sosegado. Eso sí, con el convencimiento del mensaje que lanza a sus seguidores de que pronto volverá a ser alcalde.

Mi sensación es que López juega con ventaja y hasta podría salirle bien la jugada. Se le ve algo agazapado ante lo inminente de las elecciones generales, probablemente, porque es consciente de que son sus rivales de los partidos nacionales los que van a sufrir el mayor desgaste y que su oportunidad llegará justo después, en un mes trepidante que nos llevará a los comicios locales.

Sólo un apunte más respecto a la formación cartagenerista que no me resisto a comentar y que me resulta cuanto menos paradójico. MC se ha integrado en una coalición de partidos de toda la Región con la que presentarán una lista para las elecciones autonómicas. El principal argumento de esta nueva alíanza política es la defensa del municipalismo y una gestión descentralizada para que los recursos lleguen a todas las localidades por igual. Por eso, me llama la atención que en la presentación de la formación caigan en el centralismo que rechazan y la celebren en un céntrico hotel de la capital murciana. Para mí no tiene más importancia, pero me sorprende que, con lo tiquismiquis que son con estas cosas, con las que están a la que saltan, no se hayan llevado el acto a cualquier otro municipio de la Región, aunque sólo fuera como un gesto simbólico.

Por lo demás, la tranquilidad reina hasta tal punto en la vida política local, aparentemente al menos, que ni Cs ni Vox han oficializado aún el nombre de sus candidatos a la alcaldía de Cartagena, pese a que restan dos meses para elegir a nuestro futuro regidor. ¿A qué esperan? Debe ser que como sus marcas apuntan al alza, no importa demasiado el aspirante local y confían más en las figuras nacionales para cumplir al menos con las expectativas que les conceden las encuestas.

Lo mejor, en cualquier caso, es que ya ha llegado la primavera, los días van a ser más largos y más floridos, pero esperamos que las sangres de quienes quieren guiar nuestro futuro no se alteren demasiado y arranquen las malas hierbas para apostar por semillas que den frutos.
Lo que queremos todos, o eso creo, es que reine esta paz, ahora y después de las elecciones, porque el objetivo no es su lucha, sino la nuestra. No son ellos quienes deben ganar, somos nosotros. Todos nosotros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído