24 de diciembre de 2018
24.12.2018
La Opinión de Murcia

Patrimonio

Más control sobre los yacimientos

El Ayuntamiento está a punto de contratar el servicio de mantenimiento arqueológico y restauración preventiva de ocho espacios de la ciudad para garantizar su «buen estado» y evitar "una mala imagen" para los propios ciudadanos y turistas

23.12.2018 | 20:19
Los trabajos previstos en la columnata de la calle Morería Baja se centran en la retirada de residuos sólidos a diario

Conseguir un mayor control sobre el estado de los yacimientos arqueológicos de la ciudad. Es el objetivo que persigue el Ayuntamiento con la licitación de un nuevo contrato para el mantenimiento y la restauración preventiva de ocho espacios arqueológicos de Cartagena. El presupuesto municipal asciende a algo más de 312.000 euros, aunque las empresas que han enviado sus ofertas (seis en total) ofrecen un precio entre los 200.000 y los 247.000 euros. Los espacios sobre los que se actuará son la columnata de la Morería Baja; el Parque del Molinete; los restos en el exterior del Anfiteatro; restos del pórtico del Teatro 'Muralla Bizantina'; las calzadas romanas del bulevar José Hierro, Plaza del Lago y Cronista Isidoro Valverde; el monumento funerario de Torreciega; la necrópolis del Museo Arqueológico y la Muralla de Carlos III, en sus frentes del Batel y del mar.

El objetivo, según recoge el propio pliego de prescripciones técnicas es «la adecuada y digna conservación de esos recintos e inmuebles» y concreta que para lograrlo es ineludible desarrollar sistemáticamente una serie de tareas de mantenimiento arqueológico y limpieza. Así, se evitarán episodios como los vividos recientemente en los que aparecieron restos de basura, plásticos y hasta un carro de la compra en algunos de estos espacios.

En este sentido, el concejal de Patrimonio Arqueológico, David Martínez, explicó que desde el Ayuntamiento han recibido quejas de vecinos sobre el estado de estos yacimientos y han tomado cartas en el asunto para garantizar que estos espacios estén en buenas condiciones para los propios ciudadanos y los turistas durante todo el tiempo.

Eso sí, desde el Ayuntamiento indicaron que el criterio general a seguir en los trabajos es «conservacionista», por lo que las intervenciones sobre cada bien serán las estrictamente necesarias y siempre estudiadas de manera previa, siendo por tanto primordial para el contratista «garantizar que el sitio arqueológico se conserve en las más adecuadas condiciones no sufriendo alteración ni menoscabo mientras se mantenga el servicio y siendo, en cualquier caso, el criterio válido el impuesto por la Dirección Técnica y Facultativa», ejercida por los Servicios de Arqueología de la Concejalía de Cultura y Patrimonio Arqueológico del Ayuntamiento.

Personal especializado

Para lograrlo, el contrato pone una serie de especificaciones que debe cumplir la empresa adjudicataria. Así, tal y como destacó Martínez, se aportará «el personal necesario, en suficiente número y con la necesaria cualificación para ejecutar los trabajos». Asimismo, como mínimo, la empresa mantendrá todos los días laborables y en jornada completa a dos auxiliares de arqueológica, a los que se sumará en los momentos necesarios un coordinador aportado por la empresa y con la titulación apropiada (arqueólogo o restaurador). Aún así, desde el Ayuntamiento precisaron que todos los trabajos estarán bajo supervisión y visto bueno de la jefa de Patrimonio, María Carmen Berrocal, quien será la que garantice que los trabajos se ejecutan de la mejor forma.

No obstante, el concejal de Patrimonio Arqueológico precisó que otra de las actuaciones del Ayuntamiento es concienciar a los ciudadanos para evitar el depósito de residuos en estos espacios. Una de esas acciones fue colocar paneles informativos para conocer el valor de los propios yacimientos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook