02 de octubre de 2018
02.10.2018
La Opinión de Murcia

Quejas

Los hosteleros se muestran "incómodos" por el repunte de la mendicidad en las terrazas

Servicios Sociales y Policía Local niegan que haya más pedigüeños en las calles, pese a que este gremio destaca que han notado cómo el número de personas pidiendo se ha multiplicado

01.10.2018 | 21:22
Los hosteleros se muestran "incómodos" por el repunte de la mendicidad en las terrazas

Los hosteleros de Cartagena se muestran «incómodos» por el repunte de la mendicidad que aseguran se está produciendo en las terrazas de sus establecimientos más céntricos. Juan José López, presidente de la asociación comarcal que aglutina al gremio, Hostecar, indica que, en el último año, han notado cómo se ha «multiplicado» el número de pedigüeños que piden limosna a la clientela que disfruta de un refrigerio o unas tapas al aire libre. No obstante, el Ayuntamiento de Cartagena contradice a los hosteleros. Desde Servicios Sociales coinciden con la Policía Local en que, no solamente no se ha producido un repunte, sino más bien al contrario, ya que han surtido un efecto muy positivo antiguas campañas como la de 'Ayúdales, no les des limosna'. Igualmente, el Consistorio destaca que la obligación de la administración es dar cobertura a las necesidades de los ciudadanos que lo necesiten y ayudarles, entre otras cosas, a preservar su dignidad.

Sin embargo, Antonio Calderón, que fue edil de Servicios Sociales por el PP en la anterior legislatura, indica que echa en falta que el Consistorio haga nuevos planes sociales para atender la situación de los mendigos de la ciudad. El ahora edil en la oposición advierte de que la Administración local tiene que trabajar por coordinar mejor la asistencia que prestan en el municipio las entidades sociales. Por ejemplo, Calderón desvela que las instalaciones de la Hospitalidad Santa Teresa, en San Antón, «están infrautilizadas, ya que hay decenas de plazas libres, que no se cubren, pese a la necesidad que existe».

«Es un fenómeno que está creciendo. Nos ha sorprendido mucho. Cada vez hay más mendigos, e, incluso, son más insistentes y pesados», comenta el presidente de Hostecar, que asegura también que es raro el día que no tiene un «encontronazo» con uno de estos pedigüeños en el despacho de comida para llevar que regenta junto a la plaza del Escudo, a un paso de la Hospitalidad. Pese a ello, López recalca que los hosteleros no tienen nada en contra de estas personas, ya que, apunta, «entendemos su situación, somos humanitarios y nos solidarizamos con ellos». Es por ello que los hosteleros cartageneros reclaman a las administraciones que actúen, «para poder ayudarles y así puedan vivir de una forma digna», concluye el portavoz de los hosteleros.


Al margen de las terrazas, la mendicidad también está presente en varias zonas de aparcamiento de coches, próximas al puerto de la ciudad. Es el caso de la explanada que hay junto a la antigua plaza de Toros o los aledaños de la Cofradía de Pescadores.

Por último, el Ayuntamiento informa de que hay una ordenanza que regula la mendicidad. La Policía Local tiene la obligación de aplicar esta norma municipal. La misma incluye, por poner un ejemplo, que no se puede pedir limosna con un menor de edad. El protocolo de actuación de los agentes es tomar los datos de la persona en cuestión, requisar el dinero que pueda haber recogido y dar parte a Servicios Sociales para que vea las necesidades del ciudadano y actúe en consecuencia, ofreciendo ayudas o servicios de los que la administración dispone. La Policía Local cuenta que, desde el inicio de las fiestas de Carthagineses y Romanos, no ha hecho ni un solo parte por mendicidad en locales del municipio de Cartagena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook