11 de mayo de 2018
11.05.2018
La Opinión de Murcia

UPCT

Matemáticas y robótica para localizar basura submarina

La Politécnica desarrolla un método para detectar los desperdicios, que ha testado en el Mar Menor y en el Puerto

10.05.2018 | 22:31
Matemáticas y robótica para localizar basura submarina

Investigadores del grupo en Ecosistemas que dirige Javier Gilabert en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT) han demostrado la eficacia de una nueva metodología, combinando modelos numéricos y robótica submarina, para encontrar objetos bajo el mar, al tiempo que han elaborado un mapa de basura sumergida.

Así, desde la Politécnica han señalado que los científicos, que llevan un año trabajando en el proyecto Rómulo, financiado por la Fundación Biodiversidad y Ecoembes, han desarrollado un programa específico, a partir de un modelo hidrodinámico y tridimensional (ROMS) de las corrientes marinas, para detectar la aglomeración de basuras.

Hasta ahora, los desperdicios en el mar sólo se podían localizar en superficie y en zonas profundas, mediante arrastres agresivos para el ecosistema o con buceadores, con importantes limitaciones de tiempo, recursos y profundidad.

«La investigación ha demostrado la eficacia de esta metodología para detectar desechos de manera útil y efectiva, que puede servir y aplicarse a otros campos de la Oceanografía y que sobre todo, podría ayudar en un futuro a limpiar de basura nuestros mares», ha destacado Francisco López, investigador del proyecto.

Para comprobar la existencia de basuras y delimitar las coordenadas de su localización, los investigadores han utilizado un vehículo autónomo submarino que ha recorrido las profundidades y grabado los fondos sin estar operado por control remoto.

Gracias al software desarrollado en este proyecto para identificar y clasificar las basuras se logró elaborar un mapa de basuras sumergidas en el Puerto de Cartagena. «En un principio elegimos el Mar Menor, pero la escasa visibilidad de las aguas impidió la grabación de los fondos con calidad suficiente», ha explicado López.

Concretamente, en la zona de El Espalmador, en un perímetro de 260 metros, han detectado más de 200 objetos, entre los que predominan latas y plásticos. «La mayoría de estos objetos procedían del mar Mediterráneo y habían sido arrastrados hasta el Puerto», ha resaltado el investigador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook