15 de junio de 2015
15.06.2015
La Opinión de Murcia

Suceso

Asaltan un estanco en La Puebla y un restaurante en La Palma

Los atracadores esperaron al cierre de los locales para abordar a los dueños con un machete

15.06.2015 | 04:00
Asaltan un estanco en La Puebla y un restaurante en La Palma

Las diputaciones cartageneras de La Puebla y La Palma sufrieron dos robos durante la noche del viernes y del sábado, respectivamente. Las víctimas fueron la dependienta del estanco de La Puebla y el matrimonio sexagenario que regenta el Restaurante Felipe, junto a la iglesia de La Palma.

Según desvelan los asaltados tras reponerse del susto, ambos sucesos transcurrieron con el mismo modus operandi de los malhechores, justo instantes después de que ellos cerrasen las puertas de sus establecimientos.

El robo a la dependienta de la expendeduría de tabaco se produjo alrededor de las 21 horas del viernes en la misma puerta del comercio ubicado en la calle Marqués de la Ensenada -la vía principal del pueblo-.

Dos encapuchados de origen extranjero y tez morena asaltaban cuchillo en mano en la tabaquera arrebatándole el bolso y sus pertenencias en la puerta de su local de La Puebla.

"¿A quién vas a matar tú?"

El dueño del restaurante de La Palma aseguró que «mi mujer y yo fuimos sorprendidos por dos chavales extranjeros de unos veinte años».

Los atracadores se subieron al tronco de un árbol próximo al local hasta tirarse al paso de sus víctimas. El hostelero afirmó que «iban con pañuelos negros que les tapaban completamente la cara y llevaban cuchillos oxidados de palmo y medio de largo».

El asalto se produjo pasados unos minutos de la medianoche, ya en la madrugada del domigo. La víctima señaló que «sólo nos pedían el dinero, pero nunca llevamos nada de valor encima».

Los dos asaltantes amenazaron de muerte al matrimonio, ante esto el hombre les increpó al grito de: «¿A quién vas a matar tú?», provocando así la huida de los ladrones que se fueron con las manos vacías del lugar de los hechos.

«La Policía Local no tardó ni cuatro minutos en llegar a La Palma y, aunque los agentes hacen un gran trabajo por protegernos, por desgracia no es la primera vez que me ponen una navaja en el cuello en mi propio restaurante», concluyó el propietario del establecimiento de La Palma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook