La rotonda que se ha construido en el cruce del Camino del Sifón con la carretera de Molino Derribao abrió este martes al tráfico tras los trabajos de asfaltado que se prolongaron durante toda la mañana. La glorieta tiene un diámetro exterior de 28 metros y regulará el tráfico en uno de los puntos más conflictivos del Sifón.

Se trata de una rotonda similar a la ya construida en el cruce con la antigua nacional 301. Además se la ha dotado de iluminación. Asimismo, en lo que resta de semana se procederá a la señalización y terminación total de la obra, para que la circulación ya pueda reanudarse sin señalización de obras.

Su construcción ha llevado varias semanas y se ha complicado por la sustitución de la tubería de hormigón que canaliza las aguas de los regantes, por una de acero de 160 milímetros de sección, adecuada para soportar el paso de vehículos.