Las obras de rehabilitación de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús, más conocida como el templo de San Diego, avanzan a buen ritmo y el párroco, Joaquín Ferrando, calcula que concluirán a finales del próximo mes de agosto.

Los trabajos en la torre y la cúpula ya están terminados y el interior del campanario se ha cubierto con mallas para evitar que las palomas aniden dentro. Además, se han cosido las grietas de la torre y se ha limpiado el ladrillo visto. «Ya hay tres tejados arreglados. Un equipo de especialistas ha retirado las planchas de uralita, que han sido sustituidas por un material más moderno, explicó el sacerdote.

En los próximos días, los encargados de la empresa Restauralia, responsable de los trabajos de rehabilitación, trasladarán los andamios a la fachada principal y en pocos días se procederá a retirar la malla que cubre al Sagrado Corazón de Jesús. La imagen fue protegida hace tres años después deque parte de la cara se desprendiera al suelo. «Vamos a aprovechar que tenemos aún los andamios para que se arregle el

Cristo también», apostilló Ferrando.

El presupuesto de las obras ronda los 200.000 euros, de los que la iglesia ya cuenta con 132.000 euros. «El Obispado ha colaborado con 48.000 euros y hemos recaudado unos 80.000 euros con la venta de bonos solidarios -que el sacerdote tendrá que devolver en el plazo de tres años- y otros cuatro mil euros que se recaudaron en febrero con una comida solidaria por el día de los Enamorados», dijo.

Aún así Ferrando está pendiente de los últimos ajustes del presupuesto «porque hay algunas cosas de la segunda fase de las obras que se pueden hacer ahora para aprovechar el andamiaje, como por ejemplo, las grietas de las partes altas de la fachada principal».

De este modo, la segunda parte de los trabajos se centraría en el lateral de la iglesia que da a la calle Sor Francisca Armendariz y al arreglo de los desperfectos del interior del templo, donde hay varias humedades provocadas por las grietas que tenían las cubiertas del templo.

Paella gigante y gala flamenca

Con el fin de recaudar más fondos para las obras, el sacerdote tiene previsto organizar una paella gigante en la casa que la parroquia tiene en el paraje de la Hortichuela, en Torre Pacheco. Asimismo, Ferrando también tiene un proyecto para preparar una gala flamenca para el último trimestre del año.