Los restos del cerro del Molinete, integrados en el parque arqueológico que está a punto de abrirse al público, van a estar convenientemente protegidos por una inmensa cubierta, cuya estructura ya se ha colocado y que atrae poderosamente la atención de los ciudadanos.

La cubierta, a la que le falta una chapa perforada que se instalará en las próximas semanas, tiene una superficie de 1.800 metros, según la información facilitada por el Ayuntamiento, tiene como objetivo proteger los restos hallados durante las excavaciones, que comprenden las termas con su palestra y el edificio del atrio.

Esta protección se complementará con un conjunto de elementos arquitectónicos que permitirán que los restos se puedan visitar sin riesgo de que se dañen. Uno de estos elementos es una pasarela en la cara urbana del yacimiento que permite la visita desde una posición elevada y que además facilitará el acceso a personas con discapacidad gracias a una serie de rampas.

Una vez finalizada esta actuación, Cartagena Puerto de Culturas, con la financiación de la consejería de Cultura y Turismo, acondicionará el interior del yacimiento, lo que comprenderá los trabajos de arqueología, restauración y adecuación arquitectónica para la puesta en valor de los restos y su conversión en museo, señalaron las fuentes citadas.