Agentes de la Policía Local de Cartagena detuvieron en la medianoche del pasado domingo a un hombre, de 65 años y vecino del barrio de Peral, que había destrozado tres cajeros automáticos con un martillo, porque, según declaró, "estaba arruinado y necesitaba dinero".

Los hechos se produjeron sobre las 00.45 horas, cuando los agentes fueron comisionados para que se dirigieran a una sucursal bancaria de la carretera del Barrio Peral, donde un individuo estaba golpeando un cajero con un martillo.

Una vez en el lugar, los agentes encontraron al individuo introduciéndose en el interior de la entidad, después de haber fracturado un cristal, informó el Consistorio en un comunicado.

Tras su identificación, una unidad de la Policía Local que también se personó en el lugar de los hechos indicó que se habían producido daños similares en otras dos entidades de la zona, y la descripción del presunto autor coincidía plenamente con el detenido.