Parecía que habían firmado la paz, pero nada más lejos de la realidad. Californios y marrajos no se ponen de acuerdo sobre alguno de los puntos que se acordó en su reunión con el Obispado. El hermano mayor californio, José Manuel Escosa, aseguró ayer en declaraciones a este periódico que la Junta de Cofradías no se va a disolver. Aunque el hermano mayor marrajo, José Miguel Méndez, sigue sin querer hacer declaraciones, en el entorno marrajo se asegura que esa es una de las condiciones de las que se habló en el citado encuentro.

Escosa insistió en que según el artículo 26 de los estatutos de la Junta, para poder disolver este órgano de representación cofrade, "tiene que haber un acuerdo unánime del pleno de la Junta. Además, es necesario otro acuerdo unánime de la Junta y después elevar la petición a la autoridad eclesiástica". Asimismo, el hermano mayor californio advirtió que la Junta "no se va a disolver porque este hermano mayor no está dispuesto a ello, sino a que funcione y cuento con el apoyo de las cofradías del Resucitado y del Cristo del Socorro".

El acuerdo alcanzado en el Obispado el miércoles entre marrajos y californios ha supuesto un revés para algunas agrupaciones encarnadas que tenían proyectos para sacar nuevos tronos en el futuro. El acuerdo impide a la hermandad del Prendimiento incluir nuevos pasos con escenas que no estén dentro del contexto de la Pasión, lo que afecta de un modo especial a dos agrupaciones, la de la Santa Cena y la de la Sentencia de Jesús, ya que son las dos únicas que ya cuentan con un tercio, pero que se quedarán sin trono en la procesión infantil del Domingo de Ramos.

La agrupación de la Sentencia de Jesús pretendía estrenar el pasaje de 'El arrepentimiento de María Magdalena' en el año 2010, con motivo de su 25 aniversario. Presentó un proyecto hace dos años que obtuvo la aprobación del cabildo de mesa californio. Incluso tiene escogido hasta el autor de las tallas del grupo, el escultor murciano José Hernández Navarro. Su presidente, Francisco Javier Muñoz, no ocultó su descontento con el acuerdo alcanzado por su cofradía, aunque no da por tirada la toalla.

Por su parte, la Santa Cena tenía previsto afrontar en tres o cuatro años la elaboración del nuevo grupo de 'Las Bodas de Caná', pero el acuerdo del Obispado también les impide hacerlo. Tampoco su presidente, José Luis García Galán, escondió su disgusto, aunque al igual que su colega de la Sentencia esperarán a tener una confirmación de su hermano mayor de los detalles del acuerdo al que han llegado con el Obispado de testigo.

También la agrupación del Cristo de la Misericordia tenía previsto incluir un tercio y el trono de 'La resurreción de la hija de Jairo', a hombros de damas portapasos, al desfile del Domingo de Ramos. Y la agrupación de la Virgen del Rosario preparaba un proyecto para sacar el pasaje de 'La multiplicación de los panes y los peces'. De momento, todo queda suspendido.