Los hosteleros de la noche han decidido unirse para defenderse ante la Administración y evitar los cierres indiscriminados que sufre el sector. Con esta intención se ha creado la Comisión de Ocio Nocturno, integrada en la Asociación de Hostelería de Cartagena (Hostecar), tal y como anunció la presidenta del colectivo, Francisca Naranjo, tras ser reelegida en las elecciones del pasado mes de mayo.

El presidente de esta nueva comisión es el dueño de la discoteca 'Gothica', Marco Martínez, quien fue designado para el cargo en una reunión celebrada recientemente y a la que asistieron los dueños de una treintena de bares y establecimientos que trabajan durante la noche.

El joven hostelero destacó que es la primera vez que este colectivo cuenta con una representación directa para defender sus intereses y que pretenden crear un grupo sólido que le dé credibilidad al sector. "Tenemos muchos problemas comunes y el primer paso que queremos dar es conseguir que nos respeten", resaltó Marco.

El nuevo representante de los bares y pubs nocturnos se queja de que los políticos toman decisiones sobre cierres o amenazas de cierre sin hablar con ellos, por lo que pretenden que la comisión sirva de puente para dialogar y mediar ante los políticos para que no haya decisiones gratuitas e indiscriminadas. "Si hay problemas concretos, lo que hay que hacer es solucionarlos, pero no tomar medidas drásticas", comentó a la vez que reprochó a los políticos que recurran a las amenazas directamente. "La Administración es bastante intransigente con nosotros, nos tratan como empresarios de segunda", subrayó.

Marco reconoce que pueden existir casos de locales que realmente generen molestias de una forma continuada y sin miramientos, pero lo achaca a casos muy concretos y al hecho de que como en todas las profesiones existe un intrusismo que perjudica al sector. "No pueden meternos a todos en el mismo saco, no se puede generalizar", agregó.