La crisis que enfrenta al sindicato Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar y al Puerto de Cartagena, lejos de solucionarse, se agudiza por momentos. El gerente de la Sociedad Estatal de Estiba de Cartagena (Sesticarsa), Alfredo Fresneda, entregó ayer sendas cartas a otros diez estibadores por las que les exime de seguir trabajando hasta el próximo 1 de enero de 2007, debido a que han cumplido el cupo máximo de horas establecido en el convenio.

De este modo, se suman a los otros diez compañeros que recibieron una notificación similar el pasado 9 de noviembre, lo que provocó la presunta retención ilegal del gerente de la sociedad por parte de los sindicalistas.

Se les paga su nómina

Cabe recordar que pese a que estos estibadores están eximidos del trabajo, siguen recibiendo su nómina mensual que ronda los 1.600 euros, aunque sin beneficiarse de las horas extraordinarias.

Fuentes del sindicato aseguran que todos los afectados por esta medida pertenecen a la Coordinadora y que no se ha adoptado la misma decisión con el personal que pertenece a USO, a pesar de que también han excedido el número máximo de horas pactadas en el convenio del sector.

Con esta medida, se cumple lo que anunció el presidente del Puerto, Adrián Ángel Viudes, hace más de un mes al afirmar que se enviaría a casa a todos los estibadores que cumplieran las horas de trabajo estipuladas en el convenio.

De hecho, con la salida hasta el 1 de enero de estos veinte trabajadores, la plantilla se ve reducida de forma considerable, ya que la integran un total de 47 profesionales.

Esta nueva decisión ha encrespado aún más los ánimos entre el sindicato de la Coordinadora en Cartagena, donde mantiene la convocatoria de huelga hasta el próximo 16 de diciembre. El paro dura ya casi mes y medio y se lleva a cabo trabajando las horas pares y parando las impares, lo que afecta seriamente a la operativa portuaria, afirman fuentes sindicales.

Además, los representantes de la Coordinadora sostienen que el conflicto continuará mientras persista el despido del delegado del sindicato en Sesticarsa, Damián Reyes, a quien el Puerto considera el principal responsable del presunto secuestro del gerente de la sociedad durante seis horas.

Mientras tanto, ambas partes se mantienen distanciadas y no se adivina ningún acercamiento a corto plazo.