Sanidad está negociando la ampliación del convenio que mantiene con el ministerio de Defensa para que el Servicio Murciano de Salud pueda contar con más camas en el hospital Naval. La consejería ha decidido pedir ayuda a Defensa ante el desequilibrio sanitario que ha provocado el cierre del hospital del Perpetuo Socorro ya que el las instalaciones del Naval se encuentran infrautilizadas.

El director general de Asistencia Sanitaria, José Manuel Allegue, explicó ayer a esta redacción que aunque las conversaciones están en marcha, "la ampliación del convenio nos permitirá contar con las camas que sean necesarias tanto por el cierre del Perpetuo como por el aumento de la demanda ante una posible epidemia de gripe".

Allegue recordó que en estos momentos, el Servicio Murciano de Salud cuenta con 32 camas en la novena planta del hospital de Tentegorra y otras 18 camas más en la cuarta planta del hospital del Rosell. Ambos espacios están reservados para hacer frente a las necesidades sanitarias del Área II de Salud.

Respecto a la escasez de camas hospitalarias tras el cierre del Perpetuo, el director general de Calidad Asistencial hizo hincapié que las 134 camas concertadas de que disponía el hospital de la Alameda eran utilizadas en una gran parte de los casos por pacientes sociosanitarios.

Este tipo de enfermos son personas que padecen patologías crónicas agravadas por la edad, lo que les impide valerse por sí mismos y aunque precisan cuidados sanitarios, no requieren la misma atención que un enfermo ingresado en una planta de hospitalización del Rosell.

En el caso del hospital de Los Pinos, centro que ha acogido a una quincena de los enfermos que fueron evacuados del hospital de la Alameda, Allegue indicó que el centro ha tenido que reforzar su plantilla ante el incremento de pacientes. "El hecho de que en el hospital de Los Pinos no haya camas libres, no es ninguna novedad, ya que funciona siempre a pleno rendimiento y tanto en mayo como en verano se encuentra al cien por cien de su capacidad. No tiene disponibilidad de camas", argumentó.

Sanidad aún no ha calculado el gasto que supone mantener a los enfermos del Perpetuo en Los Pinos, el Rosell, la residencia de Canteras y en San Pedro del Pinatar. "No ha supuesto un aumento muy significativo, ya que se mantiene el precio que pagamos a los centros concertados", dijo. Allegue se reunirá mañana con la comisión de trabajadores del Perpetuo.

Por su parte, el director gerente del Rosell, Cástor Pedro Escribano, confirmó que el hospital confía en la ayuda de Defensa para hacer frente a la falta de camas si se produce el pico anual en la presión asistencial, por la gripe.

Hasta la fecha, en la puerta de Urgencias del Rosell suele haber una media de 15 a 18 enfermos diarios que permanecen en observación en boxes pendientes de que queden camas libres en las plantas de hospitalización.

El peor día de la semana suelen ser los festivos, ya que se acumulan los enfermos hasta el lunes que es cuando los médicos cursan las altas médicas.