El ministerio de Fomento ha autorizado la construcción de una marina deportiva en la zona sur del dique de la Curra, incluida dentro de la modificación del Plan de Utilización de Espacios Portuarios de Cartagena.

El proyecto, que ha presentado la Autoridad Portuaria con el objetivo de hacer frente a la gran demanda de puntos de atraque en el litoral cartagenero, ha obtenido el respaldo de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez (PSOE), que ya ha firmado la autorización necesaria tras recibir el informe favorable de los organismos oficiales.

La nueva marina deportiva contará con 691 nuevos atraques para embarcaciones deportivas de entre doce y cuarenta metros de eslora. El proyecto incluye la construcción de un aparcamiento con 1.200 plazas. Además, se reservan siete mil metros cuadrados para edificios que albergarán dependencias para los usuarios de los puntos de atraque, restaurantes, bares, tiendas y almacenes, entre otros servicios.

Las obras de construcción, que llevarán a cabo las empresas Intersa y Marina de Formentera, costarán 41,2 millones de euros y tienen un plazo de ejecución de tres años.

La Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por Intersa y Marina de Formentera se encargarán de la gestión y administración de estas instalaciones por un plazo de treinta años.

Fuentes de la Autoridad Portuaria destacaron que el nuevo proyecto, además de hacer frente a la elevada demanda de puntos de atraque registrada durante los últimos años, servirá para revalorizar el barrio de Santa Lucía, así como para dinamizar la recuperación de las baterías de costa.

El proyecto se llevará a cabo en la zona sur del dique de la Curra, en el lado contrario al que habitualmente utilizan las embarcaciones militares. La Autoridad Portuaria confía en que las obras se puedan iniciar en el primer trimestre del próximo año.

Este no es el único proyecto que se ha puesto en marcha en los últimos meses para revitalizar las inmediaciones del barrio de Santa Lucía.

De hecho, el nuevo Plan General de Ordenación Urbana, que actualmente se está tramitando, contempla la posibilidad de que se construyan viviendas en la falda del monte San Julián, en las inmediaciones del dique de la Curra.

El empresario Paco Gómez, propietario del FC Cartagena, también presentó hace unos meses un proyecto para construir en la falta del monte San Julián, en los terrenos de la antigua fábrica de Peñarroya, más de 7.500 viviendas y un campo de golf. Sin embargo, esta propuesta choca con el Plan General de Ordenación Urbana que sólo autoriza la construcción de viviendas de baja densidad en la zona.