La falta de camas en Cartagena ha obligado al Servicio Murciano de Salud a trasladar a más de ochenta pacientes desalojados del antiguo Hospital de la Cruz Roja a centros de fuera de la ciudad. El organismo ha encontrado plazas libres en la residencia Villa del Mar, en San Pedro del Pinatar, y en el residencial Los Almendros de Canteras, a los que comenzó a enviar a los enfermos.

Estos traslados, provocados por las grietas que han aparecido en el centro sanitario, se suman a los 28 que se llevaron a cabo la tarde del lunes a los hospitales Virgen de la Caridad y al Perpetuo Socorro de Sebastián Feringán.

Sin embargo, Sanidad sigue buscando camas libres para otros 24 pacientes. El director Asistencial del Servicio Murciano de Salud, José Manuel Allegue, explicó que se han puesto en contacto con todos los centros concertados y que tratarán de que la mayor parte de ellos se quede en Cartagena, aunque no descartó que se produjeran algunos traslados a Murcia.

Asimismo, comentó que se ha descartado trasladar a pacientes al Hospital del Rosell y al Naval con el fin de disponer de camas libres ante el riesgo de que se produzca una avalancha de pacientes con motivo de la gripe, como es habitual en estas fechas. El plazo para evacuar a todos los pacientes es de diez días.

Allegue pidió disculpas en rueda de prensa a los pacientes y las familias afectadas y resaltó que están haciendo todo lo posible para garantizarles una asistencia sanitaria adecuada. Con este fin, se ha creado un comité de evacuación con el director del Rosell, Castor Pedro Escribano, el gerente del Perpetuo Socorro, José Hernández Mondéjar, y directivos del Servicio Murciano de Salud. También se ha habilitado en el propio hospital afectado un centro de coordinación que maneja en tiempo real las camas libres que quedan en todo el área de salud y que atiende a los familiares.

Tanto Allegue como el concejal de Sanidad, Juan Manuel Ruiz, resaltaron que la sociedad del Perpetuo Socorro debe presentar un proyecto para rehabilitar el edificio, por lo que afirman que esta situación es temporal, mientras se arreglan las deficiencias y se restablece el servicio sanitario.

A este respecto, el gerente del Perpetuo comentó que su prioridad ahora es atender a los pacientes y que no sabe que decisión tomará la empresa sobre la restauración del inmueble. Hernández Mondéjar criticó que la alcaldesa no quiera reunirse con él ante esta grave crisis.