Cuando Pablo Martínez desarrolló su proyecto fin de carrera, denominado Sim2000, en la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), no debía imaginar las repercusiones que iba a tener en su vida laboral.

Pablo Martínez inventó un simulador para programar microcontroladores en PIC, o lo que es lo mismo, ideó un sistema para probar los programas que se introducen en los microcontroladores que cada día se utilizan en el mando del coche, el aparato del aire acondicionado, el microondas o mil sistemas más. El problema era que hasta ahora, para comprobar que estos microcontroladores funcionaban era necesario programarlos y montarlos. Si había algún fallo, el microcontrolador quedaba inutilizado, con la pérdida económica que esto supone.

Sin embargo, Pablo Martínez, con la ayuda del profesor Manuel Sánchez, que dirigió su proyecto, ideó un sistema que permite probar en un ordenador si el programa de estos microcontroladores es correcto o no. Su proyecto despertó el interés de la empresa Sensei, que decidió apostar fuerte por esta idea y poner en marcha un nuevo proyecto empresarial al que denominó 'Simupic'. Pablo Martínez ha sido nombrado jefe del proyecto Simupic y el profesor Manuel Sánchez, asesor del mismo.

"Todos manejamos cada día decenas de aparatos que incorporan un microcontrolador, que es una especie de ordenador pero sin teclado, sin pantalla y sin disco duro que solo ha de hacer lo que se le ha ordenado. Estos micros necesitan ser programados y hemos creado un simulador que permite que un ordenador se comporte como si fuera un microcontrolador, haciendo mucho más fácil la tarea de investigación y desarrollo de programas para esos micros, ya que nos permite ver en un ordenador qué hará cuando se le incorpore uno u otro programa, sin necesidad de romperlo para comprobar su comportamiento", explica Pedro Alarcón, jefe de departamento de Investigación y Desarrollo de Sensei.

Esta empresa cartagenera creó una página web en la que informa sobre este proyecto (www.simupic.com) a principios de este año. Desde entonces ha recibido más de medio millón de visitas y más de 1.500 correos electrónicos de doce países distintos solicitando las versiones de Simupic.

Pero no sólo los particulares se han interesado por el proyecto de Sensei. La compañía americana Microsystems, fabricante de microcontroladores, también se ha mostrado muy interesada por conocer este nuevo producto.

Simupic no es único, pero es más versátil. En el mercado hay otro tipo de programas que hacen lo mismo que él, pero no trabajan en windows, ni en castellano, ni tienen su misma capacidad. De ahí el interés que ha despertado en el mercado internacional y la importante innovación que supone.

"La idea nació de un estudiante de la Politécnica y nosotros creamos las sinergias oportunas para que no quedara arrinconada en un cajón y para que pudiera materializarse como un proyecto empresarial serio con los riesgos que eso supone. Ahora necesitaremos el apoyo de los estamentos oficiales para posicionar las nuevas versiones que presentaremos en enero de 2005 a nuestros principales clientes, que están fundamentalmente en países sudamericanos de habla hispana", precisa Pedro Alarcón.

Sensei no se va a conformar con este proyecto, ya que ha decidido apostar fuerte por la innovación y por el desarrollo de nuevas tecnologías. "Simupic nos ha cautivado y no vamos a escatimar en incorporar nuevos proyectos en esta misma dirección", asegura Pedro Alarcón.

Desde esta empresa afirman que en los últimos años han proliferado en el mercado "pseudo aficionados a la informática que con un móvil, un ordenador en el salón de su casa, una pizza y un compañero, se presentan al mercado como empresas desarrolladoras de software. Cuando el cliente viene a darse cuenta de que el programa no hace lo que le prometieron, ya es demasiado tarde y no hay donde acudir porque alguna de esas dos personas decide cambiar de rumbo y la empresa desaparece. Son muchas las empresas desarrolladoras de software en Murcia con entidad suficiente para ofrecer garantías al usuario y a esas es a las que deben dirigirse los clientes. Nosotros ofrecemos calidad. Ahora nos hallamos inmersos en pleno proceso de certificación ISO 9002", concluye el jefe de Investigación de Sensei.